La Unión de Trabajadores de la Industria Energética Nacional (UTEN) de Colombia presentó el martes una propuesta de cooperación y rescate financiero de la empresa eléctrica de Honduras por 306 millones de dólares para aliviar su deuda, modificar su modelo de gestión y sanearla.

El presidente hondureño Porfirio Lobo calificó la propuesta presentada en Tegucigalpa, denominada Optimización de la Red de Distribución para el Aseguramiento de Ingresos de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica de Honduras (ENEE), como "histórica" y elogió el sistema de cooperación sindical transnacional que supone esta propuesta de rescate.

"Para mí es como que se concreta un sueño, que podamos ver que los trabajadores pueden llevar adelante estos proyectos", dijo. "Les quiero felicitar porque esto es histórico, pues manejarán un proyecto que significará una garantía permanente de ingresos para las familias de los miembros del STNEE, al salvar la empresa de la que dependen muchos hogares".

El financiamiento ofrecido por los trabajadores colombianos incluye un año de gracia y siete para el repago a una tasa de interés máxima de un 8%. Será gestionado, en un modelo de cooperación entre sindicatos, por el Sindicato Nacional de la Energía Eléctrica de Honduras (STNEE) a través de un fideicomiso conjunto con el banco local FICOHSA.

El gerente de la ENEE, Emil Hawit, dijo que "esta es una propuesta firme que puede ayudar a salvar la empresa", y calificó la asunción de responsabilidades por parte de los trabajadores en el rescate financiero de la compañía eléctrica pública hondureña "como un paso que nunca antes ha dado el sindicato".

Según Hawitt, la deuda de la ENEE supone el 52% de la deuda pública de Honduras. El pasivo de la compañía por concepto de suministro privado de energía eléctrica al sistema interconectado ascendía a 4.500 millones de lempiras (unos 220 millones de dólares) tan sólo en el acumulado del primer semestre de 2013.

Uno de sus principales problemas es la falta de autonomía como generadora de electricidad de las empresas públicas.

El 66% de la energía eléctrica hondureña es suministrada por el sector privado a la empresa pública.