Ucrania niega que rebeldes hayan iniciado retirada de armas

Los separatistas pro rusos retiraron parte de su artillería pesada muy por detrás del frente de batalla el martes al este de Ucrania, pero el gobierno ucraniano rechazó la afirmación rebelde de que haya comenzado una auténtica retirada de armamento.

Un plan de paz negociado durante largas conversaciones el 12 de febrero tiene el objetivo de crear una amplia zona de seguridad entre los dos lados de la artillería, como parte de los esfuerzos para poner fin al conflicto que ha resultado en casi 5.800 muertes desde abril. Se debe retirar la artillería pesada de 25 a 70 kilómetros (15 a 45 millas) del frente de batalla, dependiendo del calibre.

El desacuerdo sobre el retiro de armas se produjo mientras en París, ministros de Exteriores de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia discutían el frágil acuerdo de paz. Las negociaciones terminaron sin progreso aparente, aunque los participantes se comprometieron a adherirse a un acuerdo de paz.

El canciller de Ucrania, Pavlo Klimkin, dijo a la prensa que el ataque rebelde a las posiciones ucranianas debería terminar antes de que Kiev retirara su artillería. "No puedes retirarte mientras estás bajo ataque", comentó.

Rusia rechaza las acusaciones de Ucrania y Occidente de que está proporcionando tropas y equipamiento a los rebeldes, pero autoridades occidentales y la OTAN insisten en que fotos satelitales muestran equipo militar ruso en el este de Ucrania.

Eduard Basurin, un alto comandante rebelde en la región de Donetsk, dijo que su bando ha comenzado una retirada a gran escala de artillería pesada, apegándose al plan de paz, pero esa afirmación no pudo ser verificada. Un sitio rebelde en internet lo citó señalando que esto afectaría a unos 100 obuses de 122 milímetros.

Reporteros de Associated Press vieron cerca de una docena de obuses retirarse de Donetsk -- la ciudad más grande en poder de los rebeldes -- hacia el pueblo de Ilovaysk, a unos 20 kilómetros (12 millas) al este. Eso los dejaría apenas dentro del rango de 25 kilómetros (15 millas) para armas de ese tamaño.

Michael Bociurkiw, vocero del equipo internacional que monitorea el combate, dijo que no podía confirmar cualquier retiro hasta recibir los informes, posiblemente, al final de la jornada.

El ejército ucraniano negó las afirmaciones rebeldes de una retirada y dijo que sus fuerzas no replegarán sus armas hasta que se mantenga el alto el fuego. El vocero de las fuerzas de Kiev, el coronel Andriy Lysenko, dijo que no había ningún plan inmediato para el retiro de armamento ucraniano.

Los rebeldes "solo están reagrupando sus tropas y reubicando sus armas", dijo a la prensa. "Tan pronto como haya un cese al fuego de dos días, esa es la señal para comenzar nuestro retiro".

Periodistas de AP vieron el martes como unidades autopropulsadas de artillería ucraniana y tanques se dirigían hacia la localidad en poder del gobierno de Artemivsk, lejos del área alrededor del eje ferroviario de Debáltseve. Las fuerzas ucranianas abandonaron dicha población la semana pasada luego de varias semanas bajo control rebelde.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo el martes que el reinicio de los combates a ese nivel podría generar nuevas restricciones occidentales a Rusia.

"Si hay otro Debáltseve se dispararán una nueva ronda de sanciones que serán materialmente diferentes a lo que hemos visto antes", dijo Cameron a un comité parlamentario.

En Washington, el secretario de Estado, John Kerry dijo que Rusia ha sido "persistente con sus malas interpretaciones, mentiras y como le quieran decir".

___

Heintz reportó desde Kiev. Mstyslav Chernov en Artemivsk, Ucrania, Jill Lawless en Londres, Deb Riechmann en Washington y Angela Charlton en París contribuyeron a este despacho.