Camboya aplaza las obras de una gran presa hasta 2018

La construcción de una enorme presa en el suroeste de Camboya no comenzará hasta al menos 2018, dijo el martes el primer ministro, Hun Sen, en un aparente esfuerzo por detener la gran oposición al proyecto, que ha canalizado las críticas contra el mandatario.

Las declaraciones de Sen se produjeron un día después de que el activista español Alex González-Davidson, que había hecho campaña contra la presa, fuera deportado por sobrepasar el periodo de su visado.

"De hasta ahora hasta 2018, no habrá permiso para construir (la presa)", dijo Hun Sen, cuyo mandato como primer ministro acaba en 2018. "Ahora les imploro que dejen de hablar de ello".

González-Davidson es el cofundador de una organización no gubernamental llamada Mother Nature (Madre Naturaleza), que se opone públicamente a la construcción de una polémica represa hidroeléctrica en la provincia de Koh Kong, en el suroeste del país. Camboya firmó un acuerdo para la construcción de la infraestructura con la empresa estatal china Sinohydro, pero ambas partes han dicho que hay que hacer más estudios antes de comenzar la obra.

El proyecto, una de las presas que están construyendo empresas chinas en Camboya, provocó una amplia reacción en contra de la oposición y grupos ambientalistas.

En septiembre, González-Davidson encabezó una protesta que bloqueó durante un breve espacio de tiempo el recorrido de un convoy del gobierno que se dirigía al lugar donde se construirá la presa. El grupo dice que la obra obligaría a cientos de familias a salir de sus casas y destruirá el hábitat natural en una amplia extensión de terreno en una de las zonas con más diversidad del sureste asiático, las montañas del Cardamomo. En la región se encuentra la mayor población de cocodrilos siameses, una especie casi extinta.

El visado de González-Davidson expiró el viernes y las autoridades rechazaron ampliarlo o renovarlo. Una semana antes, el Ministerio del Interior le envió una carta para informarle de que debía salir del país una vez se cumpliese el plazo.

"Su visa había expirado y se negó a abandonar Camboya como se le ordenó desde el ministerio, por lo que no tuvimos más opción que deportarlo", dijo.

Sin mencionar al activista por su nombre, Hun Sen dijo el martes que los extranjeros no deberían dar consejos a Camboya sobre conservación forestal o la construcción de represas.