Sube cifra de muertes por defecto en interruptor autos de GM

La cifra de muertes por accidentes relacionados con interruptores de encendido defectuosos en automóviles de General Motors aumentó a 57.

Se trata de un caso más con respecto a la semana pasada. Fue reportado el lunes en un sitio de internet del experto en indemnizaciones Kenneth Feinberg.

Feinberg y sus asistentes están revisando reclamaciones presentadas o selladas por correo antes de la fecha límite del 31 de enero para determinar cuáles son elegibles para indemnización. Cada caso representaría un pago de al menos un millón de dólares bajo sus lineamientos. Feinberg fue contratado por GM para realizar los pagos.

Hasta el viernes, recibió 479 reclamaciones por fallecimientos y 3.866 por lesiones. De las reclamaciones por lesión, 94 recibirán una indemnización, frente a los 87 de hace una semana.

Feinberg ha recibido un total de 4.345 reclamaciones, 33 más de las presentadas hasta el 13 de febrero. De las peticiones presentadas hasta el viernes, 666 fueron consideradas inelegibles y 151 sí recibirán indemnizaciones. Feinberg está revisando o buscando documentos para el resto.

La cifra total de reclamaciones podría aumentar ligeramente, dijo Camille Biros, subadministradora del fondo. Pocas reclamaciones llegaron desde el viernes, y la oficina de Feinberg está verificando que hayan sido enviadas por correo antes del 31 de enero, señaló.

General Motors, con sede en Detroit, supo del defecto en el interruptor de encendido del Chevrolet Cobalt y otros automóviles pequeños durante más de una década, pero no actuó para reparar el fallo hasta 2014. En 2,6 millones de autos a nivel mundial, el interruptor puede saltar de la posición de encendido, ocasionando que los vehículos se detengan, se pierda la dirección asistida y se desconecten las bolsas de aire.

La oficina de Fienberg dijo que probablemente tomará hasta el final de la primavera revisar todas las reclamaciones recibidas.

Quienes aceptan el pago de indemnización renuncian al derecho de demandar a la compañía automotriz.

El año pasado, GM apartó 400 millones de dólares para realizar los pagos, pero admitió que la cifra podría crecer a 600 millones. Feinberg dijo que GM no limitó la cantidad de dinero que puede gastar. Al final de año, Feinberg había pagado 93 millones de dólares en reclamaciones, según el reporte anual de GM.

La compañía aún enfrenta 104 demandas por muerte por negligencia y lesiones debido a los interruptores defectuosos, así como 108 demandas colectivas que argumentan que el desastre ocasionado por el interruptor de encendido redujo el valor de autos y camiones de clientes.