Declaran desertor a marine que desapareció en Irak en 2004

Un miembro de la Infantería de Marina norteamericana que desapareció hace 10 años en Irak fue hallado culpable de deserción por abandonar su puesto y después huir a Líbano luego de un breve regreso a Estados Unidos.

El juez de Camp Lejeune, mayor de Marines Nicholas Martz, falló que el soldado Wassef Hassoun es culpable de deserción por sus desapariciones de 2004 y 2005. Hassoun fue acusado por la pérdida de su pistola de cargo.

Sin embargo, el juez no lo declaró culpable por un cargo de robo relacionado con el arma.

Se espera que esta semana se dicte sentencia luego de las declaraciones de más testigos. Un vocero de la infantería de Marina, el capitán Stewart Coles, informó en un comunicado que Hassoun podría ser condenado a una pena máxima de 7 ½ años en prisión, degradación de cargo y baja del ejército sin honores.

Los fiscales sostuvieron durante el juicio que Hassoun hizo preparativos para escapar de su base en Faluya en 2004 e hizo comentarios que anticipaban sus actos. Durante su declaración inicial presentaron citas atribuidas a Hassoun: "Voy a irme a Líbano. No bromeo".

Acusaron que Hassoun estaba molesto por el trato que los miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos daban a los iraquíes durante los interrogatorios y por una segunda misión en Irak que impidió que estuviera junto a una mujer con la que había arreglado su matrimonio.

Su defensa sostuvo que fue secuestrado por insurgentes en 2004 y que el caso contra el soldado de fe musulmana inició con "urgencia para juzgar" por parte de investigadores de la Marina, luego que algunos de sus compañeros les notificaron los comentarios hechos por Hassoun acerca del conflicto entre su Líbano natal e Israel.

Días después de su desaparición en Irak, el soldado apareció vendado de los ojos y con una espada apuntada a su cabeza en una imagen presuntamente tomada por insurgentes. Un grupo extremista dijo que lo tenían prisionero.

Sin embargo, Hassoun pronto apareció ileso en la embajada de Estados Unidos en Beirut, donde dijo que fue secuestrado. Las autoridades sospecharon y fue enviado de regreso a Camp Lejeune en 2004 donde las fuerzas armadas estudiaron si presentaban cargos en su contra.

Tras su regreso a Estados Unidos, Hassoun recibió permiso para visitar a su familia pero desapareció por segunda vez a principios de 2005. Viajó a Líbano, pero fue detenido por las autoridades de ese país luego de que la Interpol emitiera un boletín en que hacía referencia a su estatus de desertor, afirmó su defensa.

Los procedimientos en el tribunal de Líbano se prolongaron hasta 2013 y el soldado se entregó a autoridades de Estados Unidos una vez que el gobierno le retiró las restricciones para viajar.