Kiev: Ataques de rebeldes impiden retirar armamento pesado

Ucrania aplazó el lunes el prometido retiro de armas pesadas de su frente en el este de Ucrania y culpó de ello a los ataques constantes de los rebeldes separatistas.

Según el acuerdo de paz alcanzado el pasado 12 de febrero, ambos bandos debían retirar su armamento de gran calibre de una zona de entre 25 y 70 kilómetros (de 15,5 a 43,5 millas) para crear una franja de seguridad. Funcionarios ucranianos dijeron el domingo que estaban planeando iniciar la operación.

Sin embargo, el teniente coronel Anatoliy Stelmaj dijo a los periodistas el lunes que el repliegue no comenzará hasta que los ataques rebeldes se detengan por completo, respetando el alto el fuego que entró en vigor el 15 de febrero.

Stelmaj dijo que durante la noche se produjeron dos ataques con artillería y, aunque fueron significativamente menos que en días anteriores, "mientras los disparos contra posiciones militares ucranianas continúen, no es posible hablar de una retirada".

El coronel Valentyn Fedichev, subcomandante de la operación militar contra los rebeldes, dijo que se registraron 27 ataques a las fuerzas ucranianas durante las últimas 24 horas, algo menos que en días anteriores. También indicó que el repliegue no era inminente.

"Si los enemigos siguen usando sus armas pesadas, está claro que Ucrania seguirá respondiendo a estas operaciones", afirmó.

La misión de la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea en Ucrania es la encargada de supervisar el retiro de las armas. Su vocero, Michael Bocuirkiw, dijo a The Associated Press el lunes que sus supervisores habían visto movimientos de armas pesadas en ambos bandos, pero no estaba claro si las estaban retirando o solamente reubicando.

Un periodista de The Associated Press vio a las fuerzas ucranianas replegarse de los alrededores de la ciudad de Debáltseve, tomada la semana pasada por los rebeldes luego de una semana de asedio.

Stelmaj y Fedichev dijeron que los rebeldes todavía trataban de ocupar una posición del gobierno en la población de Shyrokyne, en las afueras del estratégico puerto de Mariupol.

Los rebeldes iniciaron su avance hacia Mariupol en agosto, lo que generó temores de que intentaran tomar la ciudad para crear una vía terrestre entre Rusia y la península de Crimea, anexada por Moscú.

___

Con información del periodista de The Associated Press Mstyslav Chernov en Artemivsk, Ucrania.