Explosión daña residencia de embajador iraní en Libia

Una bomba explotó el domingo frente a la residencia del embajador iraní en la capital de Libia y causó daños menores pero no víctimas. El atentado fue reivindicado por milicianos del grupo Estado Islámico.

La vocera de la cancillería iraní Marzieh Afkham condenó el ataque "terrorista", que según ella no dejó víctimas. Exhortó a los rivales políticos en Libia a formar un gobierno de unidad nacional para poner fin al caos creciente.

Cuentas de Twitter de partidarios del Estado Islámico señalaron que el ataque fue obra de la filial del grupo en Trípoli y difundieron fotos del lugar. Se teme que el grupo Estado Islámico se haya extendido de los campos de batalla de Irak y Siria a Libia, al otro lado del mar de Europa. El grupo no emitió un comunicado oficial sobre el ataque.

El grupo se declaró responsable de ataques suicidas el viernes en el este de Libia que dejaron al menos 40 muertos, en lo que llamó una represalia por los ataques aéreos de Egipto a su nueva filial en el norte de África.

El atentado del domingo causó daños menores a la residencia del embajador iraní, que se encontraba fuera del país, de acuerdo con un agente de seguridad libio en Trípoli que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizado a informar a la prensa.

El grupo suní considera a los chiíes, que constituyen la mayoría de la población iraní, como apóstatas. Teherán respalda enérgicamente los gobiernos de Siria e Irak, que están en guerra con el grupo Estado Islámico.

La explosión del domingo fue provocada por un artefacto improvisado colocado entre las bolsas de residuos frente a la residencia del diplomático. El agente que dio la información dijo que no falleció nadie por el ataque, el cual ocurrió en la capital.

En Libia pululan las milicias rivales, mientras una disputa política ha dividido a la rica nación petrolera entre dos gobiernos diferentes, uno reconocido internacionalmente con sede en el este y otro en Trípoli. Los extremistas islámicos han sacado provecho del caos.