Completan primer intercambio de prisioneros en Ucrania

Las fuerzas armadas ucranianas y representantes de los separatistas intercambiaron el sábado decenas de prisioneros en un remoto lugar del frente de batalla, lo que inició un proceso con el que se busca pacificar la convulsionada región oriental de Ucrania.

El canje incluyó 139 soldados ucranianos y 52 rebeldes, según un jefe separatista que supervisó el intercambio de prisioneros cerca del pueblo de Zholobok, a 20 kilómetros (12 millas) al oeste de Luhansk.

Un autobús lleno de soldados ucranianos en trajes de faena llegó desde la ciudad de Donetsk, el principal bastión de los separatistas, hasta una comarca rural a unos 140 kilómetros (90 millas) al nordeste, antes de sumarse a otro grupo de cautivos.

Después de arribar al sitio cerca de Zholobok, los soldados fueron obligados a alinearse y escuchar un discurso de un representante rebelde, quien les ordenó salir del territorio reclamado por los separatistas en las regiones de Donetsk y Luhansk.

Los soldados, algunos de ellos con muletas y otro transportado en camilla, caminaron unos 3 kilómetros (2 millas) hasta el lugar del intercambio.

El presidente ucraniano Petro Poroshenko escribió en su cuenta de Twitter que el servicio nacional de seguridad le informó que el proceso había comenzado.

"Pronto, 140 de nuestros héroes estarán libres", escribió. Su vocero, Svyatoslav Tsegolko, especificó después que 139 soldados ucranianos fueron puestos en libertad el sábado y que otros lo serán en los próximos días.

El acuerdo de paz firmado la semana pasada en Minsk prevé el intercambio de todos los prisioneros. No está claro cuántos hay en total, aunque los separatistas en Donetsk dijeron que Ucrania tiene unos 580 de los suyos.

Mientras tanto, el ejército ucraniano y los rebeldes separatistas respaldados por Rusia se acusaron mutuamente el sábado de continuar los ataques, una semana después de que se declarara un alto el fuego.

Un soldado ucraniano murió y 40 resultaron heridos en ataques en el último día, señaló el sábado el coronel Andriy Lysenko, portavoz de seguridad de Kiev. El portavoz no dio un número total de ataques, pero dijo que se habían disparado 10 rondas de morteros sobre las tropas ucranianas en la localidad de Shyrokyne, a las afueras de la estratégica ciudad portuaria de Mariupol.

Lysenko dijo que los rebeldes continuaron llevando material hacia Mariupol. Persisten los temores de que los rebeldes pretendan tomar la ciudad, lo que les ayudaría a establecer una conexión por tierra entre el territorio continental ruso y la península de Crimea, anexionada por Moscú.

Por su parte, los rebeldes afirmaron que las fuerzas ucranianas realizaron 15 ataques con proyectiles durante la noche, algunos sobre zonas de Donetsk, la principal ciudad bajo control rebelde.

El acuerdo de paz alcanzado por los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia ordenaba que las hostilidades se detuvieran el domingo. Ambas partes debían retirar el armamento pesado del frente para el pasado martes, pero los observadores internacionales han dicho no haber visto todavía esos movimientos.

Los mandos militares rusos y ucranianos que supervisan el esperado proceso de paz anunciaron el viernes que el gobierno ucraniano y los rebeldes habían elaborado un plan para iniciar la retirada de armas.

Heidi Tagliavini, enviada de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, que dirigió las conversaciones con Rusia y Ucrania en las que también participaron líderes rebeldes, se mostró esperanzada pero cauta.

"No hay un solo día en el conflicto ucraniano en que podamos estar seguros de lo que traerá el siguiente", dijo.

___

El periodista de The Associated Press Jim Heintz en Kiev contribuyó con este despacho.