Con un solo hit, Marineros se imponen 4-2

Los Marineros de Seattle batearon apenas un hit frente a Houston el sábado por la noche. Pero ese batazo de Michael Saunders fue todo lo que necesitaron para vencer 4-2 a los Astros.

Saunders bateó un doblete productor de dos carreras, con dos outs en la séptima entrada, para materializar esta rareza en la pizarra, de cuatro carreras con apenas un imparable.

Erik Bedard (3-7) lanzó seis entradas un tercio sin permitir hit antes de ser reemplazado por el dominicano José Cisnero, quien dio base por bolas a Mike Zunino con dos outs antes de que el doblete de Saunders pusiere adelante en la pizarra a Seattle por 4-2.

Su elevado profundo quedó apenas fuera del alcance del veloz jardinero central Brandon Barnes.

"Fue el doble más largo que he visto", dijo Saunders. "Definitivamente hice un buen swing".

Bedard había realizado 109 lanzamientos cuando abandonó el encuentro. El manager de Houston, Bo Porter, le dio la opción de permanecer en la lomita, pero el serpentinero de 34 años le dijo que prefería concluir la labor.

"He tenido tres cirugías de hombro", dijo Bedard. "No voy a hacer más de 110 lanzamientos. Prefiero lanzar un par de años más que enfrentar a otro bateador".

Los Marineros, quienes extendieron su racha ganadora a cinco juegos --su más larga de la temporada_, empataron en un loco sexto episodio anotando dos veces gracias a una combinación de dos lanzamientos que se le escaparon al receptor, bases por bolas y un elevado de sacrificio.

Fue la menor cantidad de hits de los Marineros en un duelo de esta temporada. Los bateadores de Seattle se poncharon 15 veces pero fueron ayudados al tramitar seis pasaportes.

"Yo diría que es el juego más extraño en el que he estado involucrado, desde las Pequeñas Ligas hasta las mayores: Permites un hit, ponchas a 15 bateadores y terminas perdiendo", dijo Porter. "Pero quedó muy claro cómo perdimos. Cuando das seis bases por bolas y cuatro carreras se anotan como producto de esos boletos, no hay defensa".

Travis Blackley y el dominicano José Veras trabajaron cada uno una entrada sin carrera para completar el juego de un imparable.

Los Marineros son apenas el segundo equipo desde 1916 que anota cuatro carreras o más con un hit o menos. Los últimos en hacer esto fueron los Medias Blancas, que no pegaron imparable pero blanquearon 4-0 a los Yanquis de Nueva York, el 1 de julio de 1990.

En otros juegos de la Liga Americana, los Rays de Tampa Bay se impusieron 4-3 a los Azulejos de Toronto, pese a un jonrón del dominicano José Bautista (22); los Yanquis de Nueva York vencieron 5-2 a los Medias Rojas de Boston, con el 31er salvamento de Mariano Rivera; los Reales de Kansas City superaron 6-5 a los Tigres de Detroit, con tres impulsadas por el venezolano Salvador Pérez, y los Angelinos de Los Ángeles blanquearon 2-0 a los Atléticos de Oakland, con el 24to rescate del colombiano Ernesto Frieri.

Además, los Orioles de Baltimore derrotaron 7-4 a los Rangers de Texas, con victoria del mexicano Miguel González (8-3), y los Mellizos de Minnesota superaron 3-2 a los Indios de Cleveland.

En la Liga Nacional, el dominicano González Germen salió del bullpen para rescatar de una situación apurada al también novato Zack Wheeler y ayudar a que los Mets de Nueva York superaran 5-4 a los Filis de Filadelfia.

Marlon Byrd, David Wright y Daniel Murphy batearon un sencillo productor de una carrera por los Mets, quienes recetaron a Cole Hamels su derrota más reciente y cortaron una racha de siete triunfos consecutivos de Filadelfia en el Citi Field. Otro novato, el dominicano Juan Lagares, conectó un sencillo productor de una anotación entre sus tres imparables.

Jimmy Rollins bateó un cuadrangular al iniciar el juego y Chase Utley añadió otro de dos anotaciones en la novena entrada por los Filis.

Filadelfia colocó la potencial carrera del empate en la segunda almohadilla con dos outs antes de que Bobby Parnell retirara a Darin Ruf en una línea al segunda base que terminó el encuentro.

Germen (1-1) escapó a una amenaza de casa llena y ponchó a tres adversarios en una entrada y dos tercios sin anotación para obtener su primera victoria en Grandes Ligas.

"Hizo un trabajo asombroso", dijo Byrd. "Enfrentó a una alineación que da miedo cuando eres joven".

Wheeler resolvió bien los retos en los primeros episodios de su sexta apertura en las mayores, pero el derecho de Nueva York necesitó 106 lanzamientos para sortear cuatro entradas y dos tercios, antes de que se le retirara.

Cole Hamels (4-12) permitió cuatro carreras y siete hits en cinco capítulos; dio dos pasaportes y ponchó a cinco adversarios.

En otros encuentros del Viejo Circuito, los Rojos de Cincinnati superaron 5-4 a los Piratas de Pittsburgh, con el 23er rescate del cubano Aroldis Chapman; los Cerveceros de Milwaukee blanquearon 6-0 a los Marlins de Miami, con triunfo del mexicano Yovani Gallardo (8-8); los Dodgers de Los Ángeles se impusieron 3-1 a los Nacionales de Washington, gracias a un doblete del dominicano Hanley Ramírez en la 10ma entrada; los Padres de San Diego vencieron 5-3 a los Cardenales de San Luis, con victoria del dominicano Edinson Vólquez (7-8), y los Rockies de Colorado aplastaron 9-3 a los Cachorros de Chicago, con cuadrangular del venezolano Carlos González (26) y triunfo del dominicano Juan Nicaasio (6-4).

Además, los Gigantes de San Francisco superaron 4-3 a los Diamondbacks de Arizona.

En el interligas de la jornada, los Medias Blancas de Chicago triunfaron 10-6 sobre los Bravos de Atlanta, gracias a un grand slam del boricua Alex Ríos, quien produjo cinco carreras.