El Salvador: cabecillas de pandillas totalmente aislados

El gobierno no tendrá contemplaciones contra los pandilleros capturados y procesados por diversos delitos y a sus cabecillas los están llevando a la cárcel de máxima seguridad donde estarán totalmente aislados sin contacto ni siquiera con otro reo, afirmaron el viernes las autoridades de Seguridad Pública.

El director de Centros Penales, Rodil Hernández, dijo en entrevista con la televisión local que para el traslado de los cabecillas de las pandillas han hecho modificaciones a un sector de la cárcel conocida como Zacatraz al este del país.

"No tendrán ningún contacto con el exterior y perderán todos los beneficios penitenciarios", afirmó el funcionario.

Hace una semana las autoridades de Seguridad Pública iniciaron el traslado a Zacatraz de los reos considerados de alta peligrosidad entre ellos varios cabecillas de las pandillas, como Carlos Mujica Lechuga, alias "El Viejo Lín" y Carlos Ruíz Barahona, alias "Chino Tres Colas", dos de los principales cabecillas de la pandilla Barrio 18; y Borromeo Enrique Henríquez Solórzano, alias "Diablito de Hollywood" y Dionisio Arístides Almanzor, alias "Sirra", los cabecillas de la pandilla Mara Salvatrucha MS-13.

Estados Unidos declaró a la Mara Salvatrucha una organización criminal transnacional y el departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció sanciones económicas contra seis miembros o colaboradores de la Mara Salvatrucha.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, explicó que los traslados a Zacatraz comenzaron a principios del año y advirtió que van a continuar como pidió el presidente Salvador Sánchez Cerén.

La posición de firmeza del gobierno ocurre después que los cabecillas de las pandillas anunciaran que habían decidido implementar desde el 17 de enero una nueva tregua parta facilitar una negociación con el gobierno.

Sánchez Cerén descartó el diálogo y les advirtió que actuaría con dureza contra los criminales.

El ministro Lara se quejó que las empresas telefónicas no estén cumpliendo con la orden de bloquear su señal cerca de los centros penales, desde donde según dicen salen las órdenes para las extorsiones y el cometimiento de otros delitos.