Paz regresa a localidad ucraniana destruida; persiste temor

Casi todos los inmuebles están gravemente dañados y las ventanas rotas en esta localidad ucraniana que ha quedado irreconocible debido a meses de incesante fuego de artillería.

Los niños juegan en las ruinas donde existieron sus casas y vecinos hierven agua en fogatas al aire libre mientras las temperaturas descienden del punto de congelación.

Dos días después de la huida desordenada de las fuerzas del gobierno, la tranquilidad imperaba el viernes en la localidad estratégica de Debáltseve, a la que ahora controlan totalmente las fuerzas separatistas apoyadas por Rusia.

Los habitantes que no pudieron escapar o no quisieron hacerlo salen de sus refugios improvisados para tomar el sol de invierno, una situación climática fuera de lo habitual.

Por su parte, los combatientes cosacos se desplazan jubilosos por toda la ciudad en camiones, tanques y vehículos blindados que capturaron al enemigo en otra victoria decisiva para los rebeldes.

Yevgeniya Fomichova, cuyo derruido apartamento se ubica a sólo tres cuadras de distancia de un campamento militar ucraniano, dijo que ella y otros 12 vecinos buscaron refugio en los sótanos durante siete meses.

El terror nocturno a causa del fuego de artillería se agravó en enero, cuando los separatistas intensificaron sus ataques a gran escala contra la localidad.

"No hemos tenido pan ni agua durante un mes", dijo Fomichova, de 60 años, quien agregó que ella y sus vecinos no se han tomado un baño desde hace semanas.

"Miren, estamos tan inmundos como el demonio", afirmó la mujer que intentaba eliminar mugre de su abrigo.

Atrás de ella, un enorme hoyo causado por la explosión de un proyectil dejaba ver las ruinas del sótano de un apartamento, similar a aquel en el que ella había buscado refugio.

Se esperaba que llegara a su fin la difícil situación en Debáltseve con el acuerdo para un alto el fuego que concretaron la semana pasada los gobernantes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia.

Pero los ataques se intensificaron dentro de las acciones de los rebeldes para capturar esta localidad de importancia estratégica por su papel de centro ferroviario que enlaza a las dos ciudades más grandes en poder de los separatistas.

El viernes persistían los informes de violaciones a la tregua.

Un portavoz militar ucraniano dijo que los separatistas dispararon casi 50 veces contra posiciones del gobierno en las últimas 24 horas, en tanto que los rebeldes aseguraron que las fuerzas ucranianas violaron en 20 ocasiones el alto el fuego.

La aldea de Kurajovo, al oeste del baluarte rebelde de Donetsk, fue alcanzada por cohetes Grad, mientras que la aldea de Berdyansk, cerca de la crucial ciudad portuaria de Mariupol, fue blanco de fuego de artillería y morteros durante la noche, dijo el teniente coronel Anatoliy Stelmakh, portavoz militar ucraniano.

___

Los periodistas de The Associated Press, Jim Heintz, en Kiev, y Vladimir Isachenkov, en Moscú, contribuyeron a este despacho.