Crece disputa entre aerolíneas árabes y de EEUU

Las aerolíneas estadounidenses han estado en disputa por varios años con sus competidores del Golfo Pérsico que parecen atraer de forma ilícita a pasajeros de las compañías estadounidenses. Ahora, un comentario de un director general que llevó los ataques del 11 de septiembre al debate ha recrudecido el pleito.

Las tres aerolíneas más grandes de Estados Unidos acusan que tres compañías importantes del Golfo han recibido más de 40.000 millones de dólares en subsidios de sus gobiernos desde 2004, creando una competencia injusta para ellos debido a que los gastos son artificialmente menores. Los presidentes ejecutivos de American, United y Delta solicitan a funcionarios federales que renegocien o anulen los tratados que han permitido a aerolíneas de Catar y los Emiratos Árabes Unidos incrementar sus vuelos a Estados Unidos.

American, United y Delta señalan que a menos que se cambien los tratados, se verán obligados a reducir o eliminar rutas internacionales.

Las paraestatales Qatar Airways, Emirates y Etihad Airways señalan que las aerolíneas estadounidenses simplemente están bloqueando a la competencia y protegiendo sus elevadas tarifas en vuelos internacionales. Algunos grupos de consumidores estadounidenses están de acuerdo.

Las aerolíneas del Golfo también han apuntado que sus contrapartes estadounidenses también han recibido subsidios. Y fue entonces que las cosas se pusieron candentes esta semana.

Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, el Congreso aprobó 5.000 millones en ayuda en efectivo y hasta 10.000 millones en garantías de préstamo para ayudar a que las aerolíneas estadounidenses sobrevivieran el agudo descenso en traslados. Las aerolíneas del Golfo señalan que esos pagos, y beneficios que recibieron las principales aerolíneas estadounidenses de protección por bancarrota, cuentan como subsidios.

En respuesta a esas acusaciones, el director general de Delta, Richard Anderson, pareció ligar a las aerolíneas del Golfo, y sus naciones, con los ataques del 11Sep, en donde aviones de American Airlines y United fueron impactados contra el World Trade Center de Nueva York y el Pentágono a las afueras de Washington, matando a casi 3.000 personas.

"Es una gran ironía que los Emiratos Árabes Unidos, de la Península Arábiga, hable al respecto, dado el hecho de que nuestra industria realmente se vio sacudida por el terrorismo del 11 de septiembre, que fue realizado por terroristas de la Península Arábiga", dijo Anderson a CNN.

El jueves, Emirates respondió que los comentarios de Anderson fueron "deliberadamente pensados y emitidos con un efecto específico. Ello pone en duda su credibilidad. Anteriormente, el director general de Emirates, Tim Clark, dijo que Anderson "cruzó la línea" con sus comentarios del 11 de septiembre, que "provocaron una gran ofensa en esta parte del mundo".

Los Emiratos Árabes Unidos son uno de los miembros árabes más importantes en la coalición liderada por Estados Unidos en contra del grupo Estado Islámico en Irak y Siria, y las tres compañías aeronáuticas del Golfo son importantes clientes de los aviones Boeing, fabricados en Estados Unidos. Juntos, han adquirido 176 aeronaves Boeing y tienen pedidos para 544 más.

___

David Koenig está en Twitter como: http://twitter.com/airlinewriter