Moody's reduce calificación a deuda de Puerto Rico

Puerto Rico sufrió el jueves la segunda baja a su calificación crediticia en una semana en momentos en que el gobierno ha impulsado una reforma impositiva para aumentar sus ingresos fiscales.

La calificadora Moody's Investors Service redujo la nota a la deuda de Puerto Rico que alcanza 48.000 millones de dólares y advirtió que la isla podría incurrir en el impago de sus obligaciones en los próximos dos años.

"La reforma fiscal presentada ante la Legislatura, sobre la que persiste incertidumbre en cuanto a su oportunidad y resultados, deja entrever un mayor riesgo político que al final de cuentas podría acarrear resultados desfavorables a los tenedores de bonos", señaló la agencia.

Moody's también señaló que la lentitud del crecimiento económico ha derivado en una caída de los ingresos fiscales, situación que podría agravar los problemas de liquidez de Puerto Rico.

La semana pasada, Standard & Poor's redujo la calificación a los bonos de obligación general de la isla.

Las bajas de ambas firmas a las notas de la deuda de Puerto Rico son señal de un rompimiento de la comunicación entre el gobierno de la isla y las agencias calificadoras, dijo Triet Nguyen, fundador de Axios Advisors LLC, una empresa de investigación e inversión municipal con sede en Illinois.

"La reforma fiscal quizá sea una buena idea a largo plazo, pero por desgracia puede provocar demasiada confusión en el corto plazo", señaló el experto en entrevista telefónica. "Las personas son muy escépticas sobre la capacidad del gobierno para salir adelante".

El gobernador Alejandro García Padilla pretende la aplicación de un impuesto al valor agregado de 16% que redundará, según sus proyecciones, en ingresos fiscales adicionales por 1,500 millones de dólares, mientras el gobierno pasa apuros para reducir una deuda pública de 73.000 millones.

Además Puerto Rico emitirá en fecha próxima bonos por 2.000 millones de dólares que tendrán como respaldo un alza al impuesto especial que se aplica al petróleo crudo.

A pesar de esas medidas, han aumentado las preocupaciones en torno a los planes del gobierno para enfrentar su deuda porque una corte federal estadounidense dijo a principios de mes en un fallo que era inconstitucional una ley local para la reestructuración de la deuda.

El jueves, el delegado de Puerto Rico ante el Congreso, Pedro Pierluisi, anunció que una subcomisión de la Cámara de Representantes federal de Estados Unidos efectuará la semana entrante una audiencia sobre la propuesta que él ha presentado de que se permita a las empresas estatales de la isla reestructurar su deuda.

"Creo que esto es lo más conveniente para todos los accionistas, incluidos acreedores, que desean afanosamente estabilidad en momentos de profunda incertidumbre", declaró Pierluisi.