Brian Nissen revela sus primeros dibujos en México

Hace dos años y medio cuando el artista británico Brian Nissen preparaba una retrospectiva para el Palacio de Bellas Artes encontró cinco carpetas con 350 dibujos hechos entre 1966 y 74.

"Yo no sabía que lo tenía, no lo tenía presente ni me acordaba de ello y era como encontrar un tesoro", dijo en una entrevista reciente con The Associated Press. "La gente me pregunta '¿cómo es posible que no te acordaras de eso?'"

Nissen dice que se debe al paso de más de 40 años y a varias mudanzas, de estudio y de país.

"Los creadores siempre estamos pensando en lo que estamos haciendo, en lo que tenemos en puerta y no tanto en lo que hemos hecho", agregó como otra de las razones para ese olvido de su obra figurativa y temprana.

Tras el hallazgo de las carpetas, de unos 60 centímetros por 50, fueron seleccionados cerca de 140 dibujos para presentarlos en el libro "Farándula", divididos en 10 temas y acompañados por textos literarios íntimamente ligados a los temas, escritos por autores como Elena Poniatowska, Margo Glantz y Alma Guillermoprieto.

"Todos son escritores que admiro mucho y todos son amigos y compartimos con todos ese sentido del humor".

Los textos fueron escritos exprofeso para el libro incluyendo algunos del mismo Nissen.

"Lo que me gusta de los textos es que hay una variedad porque algunos son poemas, otros son crónicas, otros son anécdotas, otros son comentarios de los dibujos".

Por ejemplo, en la sección de "Tocador" Valeria Luiselli presenta lotes de una subasta de arte que en realidad son personas con historias particulares.

Para Nissen, quien ha experimentado con bronce, arcilla, óleo y grabado, el dibujo es algo intuitivo en el hombre que surge con naturalidad en la infancia.

"Sobre todo en el dibujo uno trata de regresar a esta cosa pura, natural, de lo que perdimos cuando crecimos. Claro, es un anhelo de recuperar esa espontaneidad y esa naturalidad que existe en el dibujo".

Todos los dibujos de "Farándula", editado por la Dirección General de Publicaciones de Conaculta y la Editorial RM, son de tinta y guache sobre papel.

"Lo que tiene bonito el dibujo es que es un medio quizá lo más directo, el dibujo es tan importante para el artista porque es la línea directa de poder plasmar una idea en papel, es una línea directa entre la mente y la mano y para mí es la base de todo"

Nissen también ha publicado el libro de dibujos eróticos "Voluptuario" y sus códices figurativos.

"Nunca he dejado de dibujar, pero en esta época precisamente, recién llegado a México dibujaba todo el tiempo, más que otra cosa".

"Farándula" está dedicado al México de los años 60 y 70 que Nissen iba plasmando en su obra.

"Todos los creadores, pintores, escritores, cineastas, gente de teatro todos estábamos metidos juntos, era una época de muchas fiestas, muchas tertulias".

Nissen nació en Londres pero en su vida ha sido un viajero. Además de la capital inglesa ha vivido en Nueva York, Barcelona y la capital mexicana. "Bajo el volcán" de Malcom Lowry le despertó la curiosidad por México y viajó en barco por tres semanas hasta llegar al puerto de Veracruz. En "Farándula" retrata con mucho humor un incidente de uno de sus viajes a Iquitos en la amazonia peruana en el 69. El pueblo estaba en medio de la selva y sólo se podía llegar a él en balsa o en avión.

"Parece un cuento pero es real", dijo. Iquitos "era una cosa como de fábula, aislada del mundo y hoy día me cuentan que finalmente está comunicado por tierra y no tiene nada que ver. Fue un momento muy especial y maravilloso que lo pude ver".

Años después de recorrer el mundo, la globalización hace pensar a Nissen que la cultura se está volviendo más estándar.

"Sobre todo el arte porque los tres o cuatro centros de arte donde mandan las modas inmediatamente están copiados en el resto del mundo", dijo. "Cuando llegué a México era un país culturalmente bastante hermético, pero por otra parte era muy distinto y muy original y había fenómenos plásticos que no podías ver en ningún otro lado como (José Guadalupe) Posada. Es una pena que todo el mundo se vuelva una cosa estándar, es como perder los idiomas, si el mundo entero hablara un sólo idioma sería una pérdida cultural terrible ... La globalización nos está llevando a empobrecer culturalmente y en muchos sentidos".