La UE ayudará a Italia a lidiar con el influjo de migrantes

La Unión Europea se apresta a reforzar su vigilancia fronteriza en el Mediterráneo si Italia lo solicita. Asimismo designó una partida de 13,7 millones de euros (15,6 millones de dólares) para ayudar a Roma a hacer frente al influjo de inmigrantes, informó el comisario de Migración, Interior y Ciudadanía de la Comisión Europea, Dimitris Avramopoulos.

"Estamos listos para responder de manera constructiva si Italia considera la necesidad de reforzar la Operación Tritón", afirmó.

El funcionario también anunció que la misión Tritón que opera en el Mar Mediterráneo se extenderá hasta por lo menos fines del 2015.

La misión fue lanzada en noviembre cuando Italia enfrentaba a un número creciente de migrantes que intentaban el peligroso cruce desde Libia principalmente hacia la isla de Lampedusa.

Italia retiró en diciembre su misión de búsqueda y rescate, Mare Nostrum, debido a los costos elevados y porque parecía estimular a más migrantes a hacer el intento.

Unos 19.500 inmigrantes han sido recogidos en el Mediterráneo desde noviembre, según cifras de la Unión Europea. De ellos, 5.600 fueron rescatados en enero, un aumento del 50% respecto del mismo mes de 2014. Y se anticipan más a medida que mejora el clima.

El domingo, cuatro contrabandistas armados amenazaron una embarcación de la Guardia Costera italiana involucrada en una de las operaciones que rescataron a más de 2.000 migrantes.

Algunos funcionarios italianos temen que algunos terroristas puedan llegar a Italia entre los migrantes.

"No podemos cerrar los ojos", advirtió Avramopoulos.

Una opción intentada en Grecia en 2010-2011 pero no explorada en Italia es el uso de equipos de reacción rápida de la agencia fronteriza Frontex de la UE. Pueden ser movilizados en el término de siete días si se solicita formalmente su intervención, dijo un experto de la UE que no puede ser citado públicamente. "Hay un contingente de 1.800 personas que reciben entrenamiento casi constante", afirmó. Y confirmó que se permite el uso de la fuerza si Italia lo requiere.

En Roma, el canciller italiano Paolo Gentiloni confió en que se concrete la ayuda en Bruselas el 4 de marzo en una reunión de la UE sobre inmigración.