Brasil: proyecto de ley limita venta cigarrillos

Brasil dio el miércoles un nuevo paso en la guerra contra el hábito de fumar, cuando una comisión del Senado aprobó un proyecto de ley que impide la venta de cigarrillos en supermercados, gasolineras y tiendas de ventas diversas.

La iniciativa del senador Paulo Davim, del Partido Verde, recibió el aval de la comisión de asuntos sociales de la cámara alta y debe contar con la aprobación de la comisión de asuntos económicos antes de ir al plenario, donde tiene amplias posibilidades de ser votado.

"El mundo entero ve que cuanto más obstáculos se crean entre el usuario y el producto, menor será el surgimiento de nuevos consumidores de cigarros", declaró Davim al defender la iniciativa, que también impide la venta de tabaco en quioscos de revistas.

Su proyecto fue rechazado por la industria tabacalera y propietarios de bares y restaurantes, que alegaron un impacto económico negativo como consecuencia de la restricción a la venta de cigarrillos.

Davim replicó que el estado brasileño recauda el equivalente a 2.600 millones de dólares anualmente con los impuestos asociados al tabaco, mientras que gasta 9.500 millones en el tratamiento de enfermedades causadas por el fumado.

La ley actual únicamente prohíbe la venta de cigarrillos en establecimientos de enseñanza y de salud, así como en órganos gubernamentales. El proyecto de ley amplía las restricciones y dejaría la venta de tabaco limitado a establecimientos especializados.

El secretario ejecutivo de la Asociación Brasileña de la Industria del Tabaco, Carlos Galant, argumentó recientemente en una sesión de la comisión de asuntos sociales que la iniciativa dificultará el acceso del público al producto y favorecerá el contrabando de cigarrillos, lo que impactará el fisco sin mermar el consumo de tabaco.

Igualmente, el presidente del Sindicato de Hoteles, Bares y Restaurantes de Brasilia, Clayton Machado, manifestó a los senadores que el estado no debe interferir en la decisión de los ciudadanos de consumir tabaco bajo argumentos de salud porque otros productos como sal y azúcar también hacen mal y no tienen restricciones.

Datos del Ministerio de Salud indican que 12% de los brasileños mayores de edad son fumadores. La población del país es de 204 millones de habitantes.

Brasil aplicó otras medidas para combatir el consumo de cigarrillos, como la restricción a la publicidad y la ampliación de los avisos impresos en las cajetillas sobre las consecuencias del tabaco, mientras algunos estados prohíben fumar en bares y restaurantes cerrados. Actualmente se discute la prohibición de la venta de cigarros con sabores como mentol.