Ferguson atrae a muchos solicitantes para cargos de policía

La ciudad de Ferguson está atrayendo a un numeroso grupo de aspirantes a ocupar cargos en la policía, incluidos candidatos de grupos minoritarios en busca de la posición que quedó vacante tras la renuncia de Darren Wilson, el oficial que mató al joven negro Michael Brown, informó el alcalde.

El alcalde James Knowles III cree que los líderes de la ciudad dejaron claro que están buscando que oficiales provenientes de minorías construyan una fuerza policiaca con más diversidad étnica en el suburbio de Saint Louis, el cual soportó meses de agitación tras la muerte de Brown en agosto.

"Considerando el número de personas interesadas justo ahora, estoy seguro de que encontraremos solicitantes destacados para ser los nuevos policías de Ferguson", declaró Knowles en entrevista telefónica.

Unas 1.000 personas solicitaron un puesto de operador, y unos 50 o 60 para dos puestos vacantes de patrullero, uno de los cuales es el que dejó Wilson tras renunciar en noviembre. Se prevé que muy pronto se abran dos plazas luego de dos jubilaciones que están pendientes, de acuerdo con las autoridades.

Ni el alcalde ni el portavoz de la ciudad Jeff Small pudieron comparar la cifra actual de solicitantes con años anteriores.

Knowles dijo que no tenía una cifra exacta de los aspirantes dividida por raza, pero varios funcionarios negros de departamentos vecinos le han comentado que han solicitado el puesto.

Wilson, que es blanco, mató a tiros a Brown, de 18 años, quien era negro, el 9 de agosto. Un jurado investigador decidió no procesar judicialmente al policía. Tanto la muerte del joven como la decisión del jurado detonaron meses de agitación en Ferguson y fueron una invitación para analizar las relaciones raciales en este suburbio de Saint Louis.

Ferguson fue criticado por el desequilibrio racial en su fuerza policiaca. En ese tiempo, sólo tres de 53 policías eran negros, aunque dos terceras partes de los 21.000 habitantes son de raza negra. Actualmente hay 52 policías: 44 blancos, cuatro negros, un hispano y tres de ascendencia asiática o de las islas del Pacífico, detalló Knowles.

El alcalde dijo que líderes de la ciudad y la policía estaban haciendo un esfuerzo coordinado para atraer a más candidatos de grupos minoritarios mucho antes de que Brown muriera, y han redoblado esfuerzos desde entonces, poniéndose en contacto con universidades donde predominan los alumnos negros, por ejemplo.

"Mientras seguimos reemplazando a los policías que se jubilarán, continuaremos absolutamente con esos esfuerzos para buscar una mayor diversidad entre los solicitantes", señaló Knowles.

Pero no es fácil. El alcalde reconoce que Ferguson no puede competir con las oportunidades salariales que ofrecen departamentos más grandes como el de la ciudad de Saint Louis y el condado del mismo nombre. Indicó que un poblado vecino con población mayormente negra perdió hace poco a todos sus policías negros porque se fueron a puestos mejor pagados.