Kansas: Líder de comuna es declarado culpable de homicidio

Un hombre que encabezaba una comuna de Kansas que cobraba millones de dólares en pagos de seguro de vida por sus miembros fallecidos fue declarado culpable el miércoles de homicidio premeditado en el caso de una mujer que murió ahogada en 2003.

Daniel Pérez, de 55 años, también fue hallado culpable de otros 27 cargos, los cuales incluyen abusar sexualmente de menores de edad hijas de miembros de la comuna e idear una treta para recibir pagos de seguro de vida de miembros que vivían en un terreno de ocho hectáreas (20 acres) en Angels Landing, un suburbio de Wichita.

Los testigos declararon en el juicio respecto a la violencia sexual y la muerte de seis personas mientras el grupo deambuló durante más de 15 años por varios estados y México antes de establecerse en el sofisticado complejo en Kansas. Pérez, quien se hacía llamar Lou Castro, sólo fue acusado de la muerte de Patricia Hughes, de 26 años, quien falleció en la piscina de la comuna.

Durante casi una década, la muerte de Hughes fue considerada un accidente. Pero una mujer que tenía 12 años en esa época dijo a las autoridades en 2011 que Hughes y Pérez organizaron la muerte de Hughes para que la comuna pudiera recibir 1,24 millones de dólares por su póliza de seguro de vida.

La mujer, a quien The Associated Press no está identificando porque dice haber sido víctima de agresión sexual, declaró durante una audiencia previa al juicio que Hughes besó a su hija para despedirse y le aseguró a otro niño que ella regresaría de la muerte.

Aunque expresó satisfacción con el veredicto emitido el miércoles, Marc Bennett, fiscal de distrito del condado Sedgwick, dijo a reporteros que el caso y el resultado "es el reflejo de una época terrible en muchas vidas".

"¿Es este un momento feliz? La respuesta es, 'seguro, obtuvimos el veredicto (buscado)''', afirmó Bennett. "Pero escuchamos de una vida tras otra que fueron afectadas negativamente por este hombre".

A las autoridades les dijeron que Hughes se ahogó al caer al agua y quedar inconsciente mientras trataba de salvar a su hija pequeña de la piscina. La testigo dijo que en realidad, Pérez y Hughes se metieron a la piscina y ella escuchó un grito y un chapoteo. Señaló que le dijeron que esperara 20 minutos mientras Pérez manejaba hacia un concesionario para establecer una coartada, y que luego éste saltó a la piscina con la hija pequeña y llamó al número telefónico de atención de emergencias.

Pérez testificó que no estaba en el complejo cuando Hughes murió, y que la perturbada niña de 12 años se culpó a sí misma por no ser capaz de salvar a Hughes.

Otras mujeres testificaron que Pérez las obligó a tener relaciones sexuales con él cuando eran menores de edad.