Compañías plantean oferta ante disputa en puertos de EEUU

Las compañías marítimas que se encuentran en una disputa contractual con los estibadores en la costa oeste de Estados Unidos llevaron su caso directamente ante los trabajadores portuarios el miércoles, en vista de los problemas que han tenido los negociadores para llegar a un acuerdo y poner fin a un estancamiento que ha detenido miles de millones de dólares de comercio internacional.

En una medida que seguramente enfadará a los líderes sindicales, los empleados repartieron cartas en los principales puertos desde Los Ángeles al estado de Washington en las que detallaban su oferta contractual "última, mejor y final".

Mientras tanto, los negociadores del sindicato y de la Asociación Marítima del Pacífico, que representa a los empleadores, se reunieron en San Francisco con el secretario del Trabajo, Thomas Perez.

La participación del principal funcionario laboral del país subrayó la creciente presión política y económica para llegar a un acuerdo contractual y poner fin al atascamiento de los cargamentos en 29 puertos del oeste que manejan cerca de un billón de dólares de comercio anualmente.

Mientras los negociadores se reunían a puertas cerradas, sin distribuir información a los medios, los estibadores leyeron la carta firmada por el presidente de la asociación que representa a compañías que poseen, cargan y descargan las embarcaciones.

En una terminal marina en Tacoma, Washington, los capataces entregaron las cartas a los estibadores, mientras que en Los Ángeles, las misivas fueron distribuidas en los comedores de muchas de las terminales.

La carta detallaba una amplia tercera oferta contractual a los empleados realizada el 12 de febrero, una fecha más reciente que la que ha sido revelada públicamente.

Los empleados esperan que los integrantes del sindicato decidan si es sólida la oferta --que, de acuerdo con la carta, incluye aumentos salariales y de pensiones y la conservación de prestaciones de salud de bajo costo_, y en caso de serlo, los estibadores presionarían a sus negociadores para que la acepten.

Un experto en cuestiones laborales puso en tela de juicio que ello funcione, en especial con el Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes, que tiene un historial de disputas con empleadores y de obtener contratos que son la envidia de otras industrias con obreros. Bajo el contrato previo, que venció en julio, los salarios promedio estaban por encima de los 50 dólares la hora, de acuerdo con la asociación marítima.

"El distribuir los volantes es una maniobra provocadora con ventajas cuestionables", dijo Harley Shaiken, profesor y experto en relaciones laborales en la Universidad de California, plantel de Berkeley. "Estamos en las etapas finales, y uno no desea complicar las cosas, y ese es el riesgo".

___

Justin Pritchard está en Twitter como: http://twitter.com/lalanewsman