Argentina entra con todo a Mundial de Brasil

Armó una goleada, construyó una ilusión y dirigida con maestría por Lionel Messi, Argentina entró sobre alfombra roja al próximo Mundial en Brasil.

Con un 5-2 sobre Paraguay en Asunción y dos goles de penal de Messi, Argentina se convirtió en el primer equipo sudamericano en avanzar a la máxima cita del fútbol, cuando aún restan dos fechas para el final de las eliminatorias regionales.

Por lo demostrado en esta carrera, en la que Argentina fue casi imbatible y Messi estuvo genial, podría decirse que el equipo que dirige Alejandro Sabella está listo para llegar muy lejos en Brasil 2014 y quizás montar la gran fiesta el último día con el dueño de casa, cuyas llaves las tiene Neymar.

"Para el Mundial falta mucho tiempo y hay que mejorar cosas, pero esto se consiguió con trabajo y sacrificio", dijo Messi, cuatro veces consecutivas elegido el mejor jugador del mundo y flamante socio de Neymar en el Barcelona español. "El grupo está muy bien e hizo un trabajo extraordinario. A la gente había que volver a entusiasmarla y hoy está más ilusionada que nunca".

Fue la primera victoria en 16 años de Argentina en la capital paraguaya; Messi y su compinche Sergio Agüero jugaron como los dioses y los centrocampistas Fernando Gago y Angel Di María, en este caso sobre una de las bandas, lo hicieron como los ángeles.

Con las excelentes actuaciones de ese cuarteto, no hubo nada nuevo bajo el sol. Tampoco fue novedad que el arquero Sergio Romero tuviese más dudas que Hamlet, como ocurrió cuando puso las manos flojas ante un débil remate de José Núñez que se tradujo en un parcial empate de Paraguay.

Pero Romero puede dormir tranquilo, ya muy difícilmente Sabella lo saque por tratarse de un arquero afortunado: ante Paraguay, el guardapalos del Mónaco extendió una racha personal de 26 partidos consecutivos sin perder con Argentina. De todos modos, la prensa local lo puso entre los peores de la cancha.

En su camino al Mundial, los "Albicelestes" se clasificaron con 30 goles a favor, seis más que el otro más efectivo que es Chile, tercero en la tabla. Pero a su vez, los argentinos recibieron 11 goles -- dos más que el escolta Colombia -- una cantidad de dianas que no es tanta por tratarse de 14 partidos, pero que sí es preocupante.

Messi, con 10 goles junto con el uruguayo Luis Suárez, lidera la tabla de artilleros. Las otras dianas argentinas las convirtieron Gonzalo Higuaín (9), Agüero (5), Di María (3), mientras Ezequiel Lavezzi, Maxi Rodríguez y Ever Banega cosecharon una.

Con su doblete ante Paraguay, Messi es el segundo máximo goleador de la selección con 36 goles; superó a Hernán Crespo (35), y está a 20 gritos de Gabriel Batistuta, que lidera la tabla de cañoneros con 56.

Argentina cerrará su ciclo como local ante Perú el 11 de octubre y cuatro días después visitará a Uruguay, en Montevideo.

En Brasil, será la 16ta participación argentina en los mundiales, con solo cuatro ausencias, la última de ellas en México 1970 cuando Perú la eliminó en un choque decisivo en Buenos Aires.

Argentina fue campeón Mundial en 1978 en casa, donde brilló Mario Kempes, y en 1986 en México, donde descolló Diego Maradona.