Reportero preso en Irán no logra ver a abogado, dice hermano

Un abogado designado para representar a un corresponsal del Washington Post detenido en Irán no logró completar las formalidades para defenderle, señaló el miércoles el hermano del reportero, que pidió a la justicia y al líder del país que examinaran el caso.

El iraní estadounidense Jason Rezaian fue detenido en Teherán el 22 de julio con su esposa, la periodista iraní Yeganeh Salehi, y dos fotorreporteros. Rezaian, que nació y pasó la mayor porte de su vida en Estados Unidos, es el único de los cuatro que sigue entre rejas.

Los cargos en su contra no se han hecho públicos, y su familia dice que nunca ha tenido acceso a un abogado. Un funcionario de justicia dijo el mes pasado que se esperaba que el juicio comenzara pronto en la Corte Revolucionaria, que instruye sobre todo casos relacionados con delitos de seguridad.

Las autoridades estadounidenses han expresado varias veces su preocupación por Rezaian y otro estadounidense preso en Irán, que no reconoce la doble nacionalidad de sus ciudadanos.

Su hermano, Ali Rezaian, dijo a The Associated Press por teléfono desde California que la familia ha pedido al abogado de defensa Masoud Shafiei que represente al periodista, pero que esta semana se le ha impedido en tres días consecutivos entregar la documentación que debe firmar Rezaian para contratar formalmente sus servicios.

El abogado no puede representar oficialmente a Rezaian sin su firma ni pedir acceso a los documentos sobre su caso ni a cualquier prueba en su contra.

Por ahora, las autoridades no han proporcionado ninguna prueba contra el periodista.

"Instaría al responsable de la judicatura, así como al líder supremo, que hagan que alguien mire a este caso y se dé cuenta de todas las cosas absurdas que han pasado aquí, y lo resuelva", dijo Ali Rezaian.

El líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, tiene la última palabra en todas las cuestiones de estado en Irán.

"Va más allá de la comprensión que detengan a alguien durante siete meses sin hacer ninguna acusación directa sobre lo que han hecho ni mostrar ninguna prueba que dé a una persona razonable la impresión de que deba siquiera estar detenido, mucho menos ser condenado", añadió el hermano.

Shafiei tiene experiencia con casos delicados, ya que antes representó a tres montañeros estadounidenses que fueron detenidos por Irán en julio de 2009 en la frontera entre Irak e Irán. Más tarde fueron acusados de espionaje.

Una de los excursionistas, Sarah Shourd, fue liberada tras más de 13 meses bajo custodia después de una mediación del país árabe de Omán. Sus compañeros de viaje, Josh Fattal y Shane Bauer, fueron condenados por espionaje, pero salieron en libertad un año después que Shourd.

No fue posible contactar con Shafiei en un primer momento el miércoles para solicitar comentarios.

El editor jefe del Washington Post, Martin Baron, afirmó en un comunicado por correo electrónico que es "indignante que el tribunal iraní impida que un reconocido abogado elegido por la familia de Jason acceda a él".

"Se le debería permitir reunirse de inmediato con su abogado. La gestión del caso por parte de Irán no tiene semejanzas con la justicia; ha sido un montaje y una trágica farsa", añadió.

___

Adam Schreck está en Twitter como www.twitter.com/adamschreck