Italia pide solución política para Libia

Italia presionó el miércoles para que Naciones Unidas actúe más deprisa y encuentre una solución política para la situación de seguridad en Libia, que se deteriora con rapidez.

El ministro de Exteriores, Paolo Gentiloni, instó al mundo a "acelerar el paso antes de que sea demasiado tarde", en declaraciones ante el Parlamento.

Egipto lanzó esta semana varios ataques aéreos en la vecina Libia después de que el grupo armado Estado Islámico difundiera un video que mostraba la decapitación de 21 egipcios cristianos coptos en el país.

Horas antes de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Gentiloni dijo que Naciones Unidas debe "redoblar sus esfuerzos" para fomentar el diálogo político entre los libios, que están divididos en milicias rivales, facciones islamistas y grupos tribales.

Gentiloni dijo que la única solución a los problemas de Libia es política, una postura compartida por el papa Francisco. El pontífice pidió el miércoles oraciones para que "la comunidad internacional pueda hallar soluciones pacíficas a la difícil situación en Libia".

La semana pasada, Italia pareció apoyar la intervención militar. Pero desde entonces, el primer ministro, Matteo Renzi, se ha mostrado a favor de la diplomacia. Una reunión el 11 de febrero en Ghadames, Libia, entre varias facciones del país parecía ser "un paso en la buena dirección", dijo Gentiloni.

Italia está lista para supervisar cualquier alto el fuego contribuir a los esfuerzos de mantener la paz, reparar infraestructuras y proporcionar formación militar para que las milicias puedan integrarse en el ejército regular, dijo.

Italia, que fuera metrópoli colonial de Libia, tuvo estrechos lazos económicos y políticos con Trípoli durante el largo mandato del dictador Moamar Gadafi, derrocado en 2011.

Con islas italianas a apenas unos cientos de kilómetros (millas) de Libia, Italia ha recibido a la mayor parte de los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo de forma clandestina desde Libia. Las autoridades señalan que un mayor caos en Libia podría aumentar la cantidad de personas que huyen de la guerra en Siria y otros conflictos.

Las autoridades italianas también expresaron su preocupación por que terroristas simpatizantes de la milicia Estado islámico puedan mezclarse entre los inmigrantes y llegar a Italia por mar.