Suben un 22% las bajas civiles en Afganistán, dice la ONU

El número de civiles muertos o heridos en el conflicto en Afganistán subió un 22% en 2014, alcanzando su nivel más alto en cinco años, mientras las tropas extranjeras concluían su misión de combate, fijo un informe anual de Naciones Unidas presentado el miércoles.

En su informe anual, la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) documentó 10.548 bajas civiles en 2014, el mayor número de muertes y lesiones de civiles registrado en un único año desde 2009. La cifra incluye 3.699 muertos, un 25% más que en 2013.

Naciones Unidas responsabilizó a los insurgentes talibanes del 72% de las bajas civiles, mientras que fuerzas del gobierno y tropas extranjeras fueron responsables de apenas el 14%.

Los "talibanes no aceptan la veracidad de la información en el informe", dijo el jefe de la UNAMA, Nicholas Haysom, a periodistas el miércoles. "En compromisos con nosotros han aceptado que la protección de civiles es importante y se comprometieron a tomar ciertas medidas para erradicar las muertes de civiles".

Los talibanes no tuvieron comentarios de inmediato.

Las tropas de Estados Unidos y la OTAN se retiraron el año pasado de varias zonas inestables, entregando la responsabilidad de seguridad a las fuerzas afganas y concluyendo oficialmente su misión de combate a final de año. Al menos 2.213 soldados estadounidenses murieron en Afganistán desde el comienzo de la invasión para derrocar a los talibanes tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, según un recuento de la Associated Press.

El informe de Naciones Unidas atribuyó el alza en las bajas al aumento de los combates sobre el terreno, en los que se emplean morteros, cohetes y granadas en zonas pobladas y en ocasiones de forma indiscriminada.

"En comunidades en toda Afganistán, el aumento de los combates sobre el terreno entre bandos del conflicto y más ataques con bombas caseras supusieron un grave coste para los civiles afganos", señaló el responsable de UNAMA, Nicholas Naysom.

"Las partes del conflicto deben comprender el impacto de sus acciones y tomar responsabilidad por ellos, sostener los valores que dicen defender y hacer de la protección de los civiles su máxima prioridad", dijo.

Por primera vez desde 2009, murieron más civiles afganos en combates sobre el terreno que en otras formas de violencia, incluyendo las bombas camineras. El informe determinó que las muertes y lesiones de civiles derivadas de combates crecieron en un 54%, convirtiendo estos incidentes en "los más mortales para mujeres y niños afganos en 2014".

En una muestra de la peligrosa situación en el país, una bomba caminera mató a cuatro miembros de una familia en las afueras de Kabul el martes por la noche, dijeron las autoridades.

___

El periodista de la Associated Press Amir Shah contribuyó a este despacho.