Casa Blanca suspende plan de inmigración tras fallo de juez

El gobierno de Barack Obama detuvo el martes su programa de suspensión de deportaciones la víspera de su lanzamiento, con el fin de cumplir a regañadientes la orden de un juez federal que causó agitación en comunidades de inmigrantes de todo el país.

El fallo del juez parece un factor que contribuirá a endurecer una relación ya de por sí tensa entre el gobierno y el Congreso.

El gobierno prometió que apelará. Pero para decenas de miles de inmigrantes que a partir del miércoles esperaban solicitar permisos de trabajo y órdenes para suspender las deportaciones esos planes tuvieron que ser cancelados, al menos temporalmente.

En una breve declaración, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, afirmó que está muy en desacuerdo con el veredicto del juez de distrito Andrew Hanen de Texas en el sentido de que el gobierno se excedió en sus facultades, pero "mientras tanto, reconocemos que debemos acatarlo".

En el Capitolio la agencia de Johnson está a 10 días de quedarse sin recursos, pero el fallo de Hanen provocó que una solución negociada sobre la disputa presupuestal parezca más lejana que nunca. Los republicanos en el Congreso están obstaculizando el presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional a menos que los demócratas acepten cancelar las órdenes ejecutivas de Obama, y dijeron que la orden del juez valida su postura.

"El Congreso debe reafirmar su poder menguante. Debemos restablecer el principio constitucional de que los representantes del pueblo controlan los recursos", dijo el senador Jeff Sessions de Alabama, un destacado opositor a la inmigración.

Sin embargo, los demócratas en el Senado, que han estado bloqueando una ley aprobada en la Cámara de Representantes que asigna presupuesto a Seguridad Nacional pero eliminaría las medidas de Obama sobre inmigración, dijeron que el fallo de Hanen no los hace cambiar de opinión.

"Los demócratas seguimos unidos en nuestra creencia de que dar financiamiento al Departamento de Seguridad Nacional no debería ser utilizado por los republicanos para obtener el pago de un rescate, punto", dijo Chuck Schumer de Nueva York.

El presupuesto de 40.000 millones de dólares de la agencia se agotará el 27 de febrero, y con el Congreso ahora en receso los legisladores sólo dispondrán de unos días para alcanzar un acuerdo una vez que vuelvan a Washington la próxima semana. Una posibilidad es una extensión a corto plazo de los actuales niveles de financiamiento, pero el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo el fin de semana que la cámara baja había hecho su parte y que él "ciertamente" permitirá que esa agencia se quede sin fondos para operar si el Senado no actúa.

Si el estancamiento político parece grave, también lo son las implicaciones que tiene para millones de inmigrantes que viven en el país sin autorización, quienes habían vitoreado las medidas anunciadas por Obama para eludir la inactividad del Congreso.

"Nos sentimos impotentes pero no derrotados", dijo la colombiana Claudia Ramón, de 46 años, durante un mitin en Houston, uno de varios en todo el país en que inmigrantes y sus defensores prometieron continuar con los preparativos establecidos por el programa de Obama.

Las órdenes del mandatario permitirían que más de 4 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin autorización puedan solicitar un permiso para trabajar y no ser deportados durante tres años. La mayoría de estas personas han estado más de cinco años en el país y tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes. Las solicitudes para la primera fase comenzarían el miércoles, cuando unos 300.000 inmigrantes que llegaron sin permiso a territorio estadounidense cuando eran niños podrían acogerse a un programa especial creado por Obama en 2012 para proteger a ese grupo conocido como "Dreamers".

El fallo del juez dado a conocer el lunes por la noche, a solicitud de una coalición de 26 estados encabezados por Texas, afirma que Obama y su Departamento de Seguridad Nacional carecen de facultades para tomar las medidas anunciadas.

"Ningún estatuto le da al Departamento la discrecionalidad que trata de ejercer", escribió Hanen, y emitió una orden que evita que las medidas entren en vigor.

El gobierno de Obama podría buscar una postergación de la orden del juez, además de apelar ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleans. El secretario de Justicia Eric Holder dijo el martes que su Departamento sigue analizando el fallo antes de decidir qué decisión tomará.

___

Los periodistas de The Associated Press Eric Tucker en Washington y Juan Lozano en Houston contribuyeron a este despacho.

___

Interactivo AP:

http://hosted.ap.org/interactives/2013/reforma-migratoria/