Bayern saca empate 0-0 en Ucrania y pierde a Alonso

El Bayern Múnich no pudo doblegar la férrea defensa de Shakhtar Donetsk y se contentó el martes con un empate sin goles en el partido de ida por los octavos de final de la Liga de Campeones.

Los visitantes alemanes disputaron los últimos 25 minutos con 10 hombres por la expulsión de su centrocampista español Xabi Alonso por doble amonestación. En su partido número cien en la Champions, Alonso recibió la segunda amarilla por una entrada a destiempo sobre Alex Teixeira.

En una noche gélida en Ucrania, Bayern llevó la iniciativa pero chocó contra un Shakhtar bien parado atrás y también por mala puntería.

"Tuvimos más ocasiones de gol. Shakhtar Donetsk ninguna, cero", dijo Pep Guardiola, el técnico del Bayern.

"Quizás para el proximo partido en Múnich, nuestra puntería será distinta", añadió.

El partido se disputó en Lviv, en el oeste de Ucrania, debido a que Shakhtar se ha quedado sin estadio en el este de Ucrania, donde su feudo en la ciudad de Donetsk es teatro de un conflicto armado.

"El objetivo principal del partido era no perder", señaló Mircea Lucescu, entrenador de Shakhtar. "Aún tenemos una posibilidad".

Lucescu también criticó el juego brusco del Bayern: "A ratos quisimos ir al ataque. Pero al hacerlo, los jugadores del Bayern nos cometían faltas".

La cita de vuelta será el 11 de marzo en Múnich, y a Shakhtar avanzaría a los cuartos de final si lograr sacar un empate con goles.

Thomas Mueller tuvo las mejores oportunidades de anotar para Bayern, incluyendo un disparo que mandó desviado desde una posición inmejorable a los 11 minutos. Luego, a los 31, recibió un pase de Franck Ribery pero remató por encima del travesaño.

Olexandr Rakitskiy casi abre el marcador por Shakhtar al exigir al portero Manuel Neuer con un remate de tiro libre que el alemán rechazó en primera instancia y a duras penas recuperó cuando los jugadores rivales se acercaban para aprovechar el rebote.

Ese resultó ser el único tiro a puerta de Shakhtar durante todo el partido. El conjunto ucraniano arriesgó poco o nada, pesa a jugar buena parte del segundo tiempo con superioridad numérica.

Los jugadores del Bayern reclamaron un penal a los 83 cuando el balón pegó en el brazo de Rakitskiy, pero el árbitro dejó seguir la jugada.

Muchos de los asistentes en el estadio de Lviv, lleno con su capacidad para 34.900 espectadores, exhibieron los colores negro y naranja de Shakhtar, además del azul y amarillo de la bandera ucraniana en señal de patriotismo. Muchos de los hinchas de Shakhtar, algunos de los cuales han tenido que huir de Donestk por el conflicto, son partidarios de los rebeldes pro Rusia que controlan la ciudad.

En el otro partido de la jornada, París Saint-Germain empató contra el visitante Chelsea.