Protesta cívica paraliza La Paz

La ciudad de La Paz estaba paralizada el miércoles por una protesta convocada por juntas de vecinos y respaldada por el alcalde en contra de un censo de población organizado por el gobierno de Evo Morales que resta recursos financieros a la urbe.

Los principales accesos al centro así como las avenidas troncales estaban bloqueados con piedras, tierra y manifestantes que impedían el paso de vehículos. La gente caminaba de prisa hasta sus lugares de trabajo. El comercio, la banca y el transporte público eran escasos. Las labores escolares fueron suspendidas ante la falta de transporte, según pudo constatar un reportero de The Associated Press además de reportes de televisoras privadas.

La policía intentaba normalizar el tráfico.

Se trata "de un ataque organizado y montado desde la alcaldía contra el pueblo. Se está utilizando maquinaria pesada para bloquear con tierra las calles", dijo el ministro de Gobierno Carlos Romero, en un primer balance de la protesta.

La ministra de Planificación del Desarrollo Viviana Caro sostuvo que los datos estadísticos del censo son irrefutables y que la protesta tiene un "móvil político".

"No estamos planteando que se modifiquen los resultados sino una compensación económica porque consideramos una disminución arbitraria de habitantes producto del censo", reclamó el alcalde Luis Revilla.

Según el edil, el censo redujo la población de La Paz en 30.000 habitantes respecto de 2011, lo que implica una pérdida de 22 millones de dólares cada año para la ciudad en la distribución del presupuesto nacional.

También autoridades locales de Santa Cruz, la provincia más grande y próspera, cuestionaron los resultados del censo y anticiparon protestas.

El ministro de Defensa Rubén Saavedra aseguró que "detrás del paro" está el Movimiento Sin Miedo, el partido del alcalde Revilla y cuyo líder Juan del Granado se perfila como contendor de Morales en las elecciones presidenciales de diciembre del próximo año.

La protesta ha puesto de manifiesto el descontento de las clases medias con el gobierno y muestra una disputa electoral anticipada entre Morales y el Movimiento Sin Miedo en uno de los principales escenarios electorales del país, comentó a la AP el profesor universitario y analista político Carlos Cordero.

Del Granado, ex alcalde La Paz por una década y ex aliado del gobierno, anticipó su intención de postularse a los comicios de 2014. Morales, en el gobierno desde 2006, también anunció su deseo de reelegirse.