Una disputa legal frena la investigación de botín de Gurlitt

Un museo suizo que aceptó el legado de un importante botín de arte escondido durante muchos años por el coleccionista alemán Cornelius Gurlitt dijo que los trabajos para investigar las obras y procesar su restitución se estaban retrasando por una disputa sobre el testamento del fallecido.

El Kunstmuseum Bern (Museo de Bellas Artes de Berna) aceptó la colección en noviembre. Poco después, una prima de Gurlitt, Uta Werner, solicitó un certificado de herencia al tribunal de Múnich que gestiona la herencia del coleccionista.

El museo dijo el martes que la decisión judicial "podría tomar algún tiempo" y por ahora no tiene derecho a disponer del legado, lo que supone que los investigadores que iban a rastrear el origen de la colección no pueden iniciar sus labores.

Tres obras fueron ya identificadas como saqueadas por los nazis pero el museo dijo que la disputa sobre la herencia complica los procedimientos en esos casos.