Colombia: 1.500 millones de dólares para el agro

El Congreso aprobó incluir en el presupuesto nacional de 2014 unos 1.500 millones de dólares adicionales para poder cumplir con compromisos adquiridos con el sector agrario tras un paro de pequeños cultivadores que acosó al gobierno del presidente de Juan Manuel Santos por más de tres semanas.

Para financiar esos fondos adicionales el gobierno contempla postergar el desmonte gradual de un impuesto llamado 4 por 1.000, creado a fines de los años 90 y por el cual se carga esa tasa de cuatro pesos (menos de dos centavos de dólar) por cada mil (unos 51 centavos de dólar) a operaciones financieras como retiros de dinero, transferencias y giros.

La reducción gradual de ese impuesto iba a comenzar el 1 de enero de 2014 llevando la tasa a 2 por 1.000 hasta 2015 y para luego bajar a uno por 1.000 hasta su desaparición total en 2018, indicó el miércoles el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Pero "entra en escena la necesidad muy apremiante y muy extraordinaria de conseguir unos recursos adicionales para apoyar el agro... en el Congreso se tomó la decisión de añadirle al presupuesto una nueva partida de tres billones de pesos" o unos 1.548 millones de dólares, añadió Cárdenas en una entrevista con la radio Caracol.

El ministro explicó que aún no se acuerda totalmente si esa opción de postergar la reducción gradual del impuesto será definitiva o se buscarán también otros mecanismos para poder financiar los fondos adicionales para el agro, algunos de cuyos sectores como el cafetero y pequeños productores de papa, cebolla y leche han protagonizado a lo largo del año distintos paros.

Las más intensas protestas comenzaron el 19 de agosto con un paro de cultivadores de papa y otros productos en el centro del país que bloquearon vías, al punto de llevar al presidente el 26 de agosto a comprometerse con los líderes de los manifestantes a negociar sus demandas, entre ellas la entrega de subsidios y el control de las importaciones agrícolas, entre otras. En varias negociaciones con delegados del gobierno y hasta el fin de semana pasado, los manifestantes accedieron a levantar los bloqueos de carreteras.