Dinamarca: Hubo nexo islamista entre ataques en Copenhague

La policía danesa abatió a tiros a primera hora de la mañana del domingo al presunto autor de los dos tiroteos registrados horas antes en un acto sobre la libertad de expresión y en una sinagoga en Copenhague, en los que murieron dos personas: un documentalista danés y un miembro de la comunidad judía en el país escandinavo. Cinco policías resultaron heridos en los ataques.

"Dinamarca ha sido golpeada por el terrorismo", dijo el domingo la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt. "No conocemos el motivo de las acciones del presunto autor, pero sabemos que hay fuerzas que quieren hacer daño a Dinamarca. Quieren reprender nuestra libertad de expresión".

Jens Madsen, director de la agencia de inteligencia danesa PET, dijo que los investigadores opinan que el agresor se inspiró en el radicalismo islámico.

"PET trabaja sobre la teoría de que el agresor pudo haberse inspirado en los sucesos de París. Pudo haberse inspirado por material enviado por (el grupo Estado Islámico) y otros", dijo Madsen.

Radicales islámicos perpetraron una masacre en la sede del semanario Charlie Hebdo en París el mes pasado, a lo que siguió un ataque a judíos en un mercado, con un saldo de 17 muertos.

En una conferencia de prensa, Madsen dijo que los investigadores han identificado al sospechoso y que es alguien a quien la entidad ha vigilado, pero no reveló su identidad.

El Instituto de Cine Danés dijo que uno de los hombres muertos en el evento de libertad de expresión era el documentalista Finn Noergaard, de 55 años.

El director del instituto, Henrik Bo Nielsen, dijo que estaba sorprendido y furioso luego de saber que Noergaard fue asesinado a tiros mientras asistía a una discusión sobre el arte y la libertad de expresión.

Noergaard dirigió y produjo documentales para la televisión danesa, entre ellos el "Chico boomerang" de 2004, acerca de los sueños de un niño australiano de convertirse en campeón del mundo en boomerang y la cinta de 2008 "Le Le", sobre los inmigrantes vietnamitas en Dinamarca.

Por su parte, el rabino jefe de Dinamarca, Jair Melchior, identificó a la otra víctima fatal como Dan Uzan, de 37 años, guardia de seguridad de la comunidad judía desde hace años. Estaba custodiando un edificio detrás de la sinagoga durante un Bar Mitzvá cuando fue baleado en la cabeza. Dos policías que estaban en el lugar sufrieron heridas leves.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, condenó el ataque y dijo que su gobierno planea promover la "inmigración masiva" de judíos desde Europa.

"Una vez más, judíos fueron asesinados en suelo europeo solo porque eran judíos", dijo Netanyahu en el inicio de una reunión con el gobierno el domingo. "Se espera que esta ola de ataques continúe, así como ataques homicidas antisemitas. Los judíos merecen seguridad en todos los países, pero a nuestros hermanos y hermanas judías les decimos que Israel es vuestra casa".

Otros líderes también condenaron los ataques, entre ellos el premier británico David Cameron, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de la Unión Europea, Donald Tusk,

"Los atentados en Copenhague son un ataque artero contra la libertad de expresión y religiosa", dijo Cameron. "Dos inocentes han sido asesinados por sus creencias. Ofrezco mis condolencias a sus seres queridos y a todos los lesionados en este momento trágico".

El primer tiroteo ocurrió poco después de las 4 de la tarde del sábado, cuando según la policía un hombre usó un arma automática para disparar a través de la ventana del centro cultural Krudttoenden durante una mesa redonda sobre la libertad de expresión en la que participaba un dibujante sueco que había hecho caricaturas del profeta Mahoma.

El artista, Lars Vilks, salió ileso y protegido por sus escoltas pero un hombre de 55 años que asistía al acto fue asesinado y tres policías resultaros heridos, dijeron las autoridades.

El segundo ataque ocurrió horas más tarde, cuando el hombre judío fue ultimado poco antes de la 1 a.m. del domingo. Después, el atacante fue confrontado por la policía mientras regresaba a una dirección que había sido puesta bajo vigilancia. Investigadores lo describieron como un hombre de entre 25 y 30 años, de complexión atlética y con un arma automática negra y se distribuyó una fotografía borrosa del sospechoso vistiendo prendas oscuras y con una bufanda cubriéndole parte de la cara.

Vilks, un dibujante de 68 años que enfrentó numerosas amenazas de muerte por presentar al profeta Mahoma como un perro en 2007, dijo a la The Associated Press que creía ser el objetivo de las balas del primer ataque, que ocurrió en una mesa redonda titulada "Arte, blasfemia y libertad de expresión".

"¿Qué otro motivo podría haber? Posiblemente estuvo inspirado por Charlie Hebdo", dijo refiriéndose al ataque perpetrado el 7 de enero por islamistas radicales en el semanario satírico francés que había enfadado a musulmanes por satirizar a Mahoma.

La policía dijo que era posible que el pistolero hubiese planeado el "mismo escenario " que en la masacre de Charlie Hebdo.

Los incidentes de Copenhague ocurren dos días después de que Dinamarca y sus socios de la Unión Europea acordasen ampliar considerablemente la cooperación en materia antiterrorista como resultado de los ataques de enero en París, donde fallecieron 17 personas.

La agencia de seguridad de la Unión Europea, Europol, dijo el domingo que estaba en contacto con las autoridades danesas y había ofrecido su colaboración para saber todo lo posible del atacante y conocer si actuó solo o tuvo colaboradores.

"Estamos ofreciendo la experiencia y competencia de nuestra unidad antiterrorista, incluso el acceso a nuestras bases de datos", dijo el portavoz de Europol, Soren Pedersen.

El presidente de la UE, Donald Tusk, predijo que los últimos actos de violencia solo fortalecerán la decisión los europeos para luchar contra todo tipo de extremismo y terrorismo.

"Seguiremos adelante con las nuevas prioridades que hemos acordado en la lucha contra el terrorismo", dijo Tusk en un comunicado a última hora del sábado. "Enfrentaremos esta amenaza juntos".

Líderes de toda Europa también condenaron la violencia y mostraron su apoyo a Dinamarca. El servicio de seguridad de Suecia dijo que estaba compartiendo información con su contraparte danesa y la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Bernadette Meehan, apuntó que funcionarios estadounidenses estaban listos para ayudar en la investigación y estuvieron en contacto con sus homólogos en el país.

Representar al profeta es considerado un insulto por muchos seguidores del islam. Según la tradición islámica más seguida, cualquier representación física del profeta Mahoma -- incluso una respetuosa -- es considerada blasfemia.

Aunque muchos musulmanes expresaron su indignación por el asalto letal a los empleados de Charlie Hebdo, muchos otros se mostraron también profundamente ofendidos por las viñetas satirizando a Mahoma.

___

Ritter informó desde Estocolmo. Los periodistas de The Associated Press Daniel Estrin en Jerusalén, John-Thor Dahlburg en Bruselas y Thomas Adamson en París contribuyeron a este despacho.