India: Fiscal pide pena de muerte por violación

El fiscal del caso de una fatal violación colectiva en Nueva Delhi pidió el miércoles que ahorquen a los cuatro violadores condenados y dijo que su crimen conmocionó la conciencia de la India.

Entretanto, uno de los acusados ??gritó que era inocente mientras la policía lo llevaba a la corte.

No está claro cuál de los cuatro hombres gritaba, pues su rostro estaba oscurecido detrás de la malla de metal pesado de la camioneta de la policía, pero en repetidas ocasiones gritó "¡Soy inocente, yo soy inocente!" mientras la camioneta pasaba por delante de un grupo de reporteros.

Los hombres fueron declarados culpables el martes por la violación colectiva en diciembre de una mujer de 23 años de edad en un autobús en movimiento en Nueva Delhi, un crimen brutal que desató una ola de indignación pública por el trato que reciben las mujeres en la India y una epidemia de violencia sexual de la que nadie habló durante mucho tiempo. La víctima murió dos semanas después del ataque.

Los cuatro enfrentan ya sea la cadena perpetua o la muerte en la horca. Las peticiones para que los hombres sean ejecutados se han vuelto cada vez más fuertes. Desde los padres de la víctima hasta los principales líderes políticos han exigido que los hombres sean condenados a muerte.

El fiscal Dayan Krishnan dijo que el ataque conmocionó la "conciencia colectiva" de la India y señaló que el informe de la policía mostró que los hombres retiraron algunas de las partes del cuerpo de la víctima después de penetrarla salvajemente con una barra de hierro.

"No puede haber nada más diabólico que una chica indefensa sometida a la tortura", dijo.

El juez Yogesh Khanna dijo que dictaría las sentencias el viernes.

Los cuatro hombres se sentaron en la parte de atrás de la pequeña sala con camisetas o camisetas tipo polo de manga corta, sin cadenas y con policías sosteniéndolos de ambos lados. Aparecieron indiferentes, aunque no estaba claro qué tanto entendían del proceso. La mayoría de los argumentos del día se dieron en inglés, un idioma que sólo habla uno de los hombres, Vinay Sharma. No tenían traductor.

Los abogados defensores han proclamado siempre la inocencia de sus clientes, aunque por momentos han indicado que algunos de los hombres pueden haber estado en el autobús. Insisten en que las confesiones fueron forzadas mediante tortura policial.

El miércoles pidieron al juez evitar la pena de muerte.