Vinculan sarampión en Berlín con refugiados sin vacunar

Un aumento en los casos de sarampión en Berlín fue vinculado con refugiados sin vacunar, pero al menos dos parecen provenir de Estados Unidos, informaron el viernes las autoridades alemanas.

Berlín ha registrado 347 casos de sarampión este año, más del doble que los hallados en todo el país durante 2014.

Las autoridades creen que el brote comenzó con un niño de Bosnia que solicitó asilo, ya que muchas infecciones subsecuentes entre los refugiados fueron vinculadas genéticamente con esa.

"Consideramos que este niño fue el caso inicial, porque el virus de sarampión que este niño tenía es idéntico a los que siguieron", dijo el doctor Dirk Werber de la oficina estatal de salud berlinesa.

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa que en ocasiones causa complicaciones graves, en especial en niños muy pequeños y en adultos. Una vacuna difundida ampliamente en las décadas de 1960 y 1970 ha reducido drásticamente el número de infecciones en todo el mundo, pero puede haber brotes cuando los niveles de inoculación bajan debido a la guerra, desastres naturales u oposición a las vacunas.

El brote en Berlín se ha extendido a la población en general, señaló Werber, en especial porque las tasas de inmunización en personas mayores de 45 años son bajas. Los adultos jóvenes también corren riesgo debido a que muchos sólo recibieron una inyección en lugar de dos, como se recomienda ahora.

"Nuestra impresión es que muchos de los afectados ni siquiera sabían que carecían de protección", señaló. "Estas no son personas que se opongan a la vacunación. Son personas que simplemente no estaban conscientes del problema".

Al menos dos casos en Berlín han sido vinculados con Estados Unidos. Uno es el de una mujer que presentó síntomas en ese país antes de viajar a la capital alemana, y el segundo es del de un niño que desarrolló la infección tras regresar de territorio estadounidense.

Aunque en el 2000 se declaró que el sarampión había sido eliminado de Estados Unidos, siguen presentándose casos traídos por viajeros. Las autoridades han registrado más de 120 en el país este año, la mayoría de ellos derivados de un brote que comenzó en Disneylandia.