Rebeldes filipinos piden mediación internacional

Rebeldes musulmanes que mantienen secuestrados a decenas de rehenes en el sur de Filipinas pidieron mediación internacional para poner fin a una crisis que se ha extendido a su tercer día, dijeron el miércoles autoridades, en tanto se registraron nuevos enfrentamientos armados entre tropas del gobierno y los guerrilleros.

Los rebeldes, enfadados por la ruptura de un acuerdo de paz con el gobierno, mantienen a civiles como escudos humanos cerca de la ciudad portuaria de Zamboanga. Las tropas del gobierno tienen rodeados a los insurgentes del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) y a sus rehenes en cuatro poblados costeros.

Al menos nueve personas han muerto desde que la crisis comenzó el lunes.

El martes, los rebeldes dispararon dos rondas de mortero cerca del principal puerto, lo que provocó que las autoridades ordenaran que los navíos atracaran en otros lados.

El gobierno movilizó más efectivos del ejército y la policía a la ciudad, y hubo tiroteos esporádicos. Algunas casas se incendiaron en los poblados ocupados por los rebeldes, lo que obligó a más habitantes a huir.

Zamboanga estaba prácticamente cerrada, y la mayoría de los servicios del aeropuerto y transbordadores están suspendidos.

Las comunidades cercanas a los enfrentamientos parecen zonas de guerra, con vehículos militares ocupando las calles, soldados acuartelados en una escuela y francotiradores posicionados en los techos de edificios. Una mezquita y su alminar mostraban daños por balas.

La alcaldesa de Zamboanga, María Isabelle Climaco dijo que los rebeldes pidieron mediación internacional. La funcionaria indicó que un ex gobernador de la provincia de Sulu, un bastión de los rebeldes, trató de hablar con los insurgentes el martes, pero que "se rehusaron a escuchar a cualquiera que fuera local".

"Dicen que es un problema internacional y que sólo la comunidad internacional, la ONU, debe venir", dijo a la televisora ABS-CBN. Se escuchaban disparos mientras Climaco hablaba desde la sede del Ayuntamiento.

No hubo reportes inmediatos sobre heridos en los tiroteos esporádicos del miércoles.

El FMLN firmó un acuerdo de paz forjado por un comité de la Organización de la Conferencia Islámica y el gobierno en 1996, pero cientos de combatientes se mantuvieron en armas y han acusado recientemente a funcionarios de renegar la promesa de desarrollar una región autónoma para los musulmanes en la región sureña de Mindanao.

El mes pasado, el FMLN emitió nuevas amenazas de secesión para establecer su propia república.

No obstante, su líder Nur Misuari, no ha aparecido en público ni emitido comunicado alguno desde que un par cientos de sus seguidores irrumpieron en Zamboanga el lunes y se enfrentaron con soldados y policías. Los combates dejaron al menos nueve combatientes y civiles muertos, además de varios heridos.

Los rebeldes tomaron a decenas de pobladores como rehenes, y los retienen en casas y una mezquita que está rodeada por soldados.

___

Los periodistas de The Associated Press Jim Gomez y Teresa Cerojano en Manila, Filipinas, contribuyeron a este despacho.