Obama elogia respuesta de EEUU al brota de ébola

El presidente estadounidense Barack Obama proclamó el miércoles "una nueva fase en la lucha" contra el ébola y dijo que los progresos contra el brote en el occidente de África permitirán a Estados Unidos retirar a casi todos los soldados enviados a Liberia a finales del año pasado.

No obstante, Obama advirtió que la misión no ha concluido y fijó el ambicioso objetivo de eliminar la enfermedad.

"Hemos estado a la altura del reto", dijo en la Casa Blanca. "Ahora tenemos que concentrarnos en reducirlo a cero".

Obama dijo que solamente 100 de los 2.800 soldados enviados a Liberia permanecerán allí después del 30 de abril. Los que se quedan trabajarán con las fuerzas armadas liberianas, socios regionales y civiles estadounidenses.

El anuncio de Obama, en el que estuvo acompañado por médicos militares y sobrevivientes del ébola, fue un giro significativo con respecto al año pasado, cuando la respuesta inicial de Casa Blanca fue criticada por lenta e inepta.

En ese momento, Obama resistió llamados a imponer una prohibición de viajes y se vio forzado a cancelar comparecencias de campaña para quedarse en Washington y concentrarse en la enfermedad, especialmente luego que trabajadores de salud contrajesen el virus en un hospital de Texas cuando trataban a un paciente infectado en África.

"Lógicamente, la gente se sintió asustada", dijo Obama el miércoles. "Alguna gente avivó esos temores".

También el miércoles, el presidente se reunió con filántropos y líderes de fundaciones que han respaldado la lucha contra el brote, que había amenazado con descontrolarse y creó temores en Estados Unidos y otras áreas fuera de África.

La retirada de soldados estadounidenses se produce en momentos en que Ron Klain, que encabezó la respuesta del gobierno al ébola, finaliza su asignación en la Casa Blanca.

En el momento álgido del brote, Liberia tenía 119 casos confirmados por semana. Esta semana hubo solamente tres.

Pero Guinea reportó un fuerte incremento, con 65 nuevos casos, comparado con 39 casos la semana previa. Sierra Leona reportó 76 nuevos casos.

El brote ha matado a más de 9.100 personas, y la Organización Mundial de Salud ha advertido que será difícil reducir el número de casos a cero.

___

Los periodistas de la Associated Press Edith Lederer en Nueva York y Josh Lederman en Washington contribuyeron.