Messi y Suárez brillan en victoria del Barcelona

Lionel Messi anotó un gol, pero Neymar marró un penal cedido por el astro argentino y el Barcelona dejó un portillo abierto en su semifinal contra Villarreal en la Copa del Rey.

En busca de su quinta final en el torneo de copa español en los últimos siete años, los azulgranas cantaron victoria el miércoles 3-1 en su estadio Camp Nou.

Se trata de un margen cómodo pero no decisivo de cara al choque de vuelta, el 4 de marzo, en la cancha de Villarreal.

Plasmando un claro dominio del Barsa, Messi abrió el marcador a los 41 minutos tras recibir un pase del uruguayo Luis Suárez.

Replegado atrás en el primer tiempo, Villarreal fue más ambicioso tras el descanso y logró nivelar mediante el ingresado Manuel Trigeros a los 48, pero Andrés Iniesta replicó para los azulgranas apenas un minuto después y Gerard Piqué metió el tercero al cabecear un córner ejecutado por Messi a los 64.

Barcelona dispuso de una oportunidad para dejar liquidada la eliminatoria con un penal que se señaló a los 71 por una mano dentro del área de Mateo Musacchio.

Messi suele encargarse de cobrar los remates desde los 12 pasos, pero Neymar fue a patear la pena máxima. En un partido en el que estuvo desacertado, el disparo del brasileño fue atajado por el arquero Sergio Asenjo.

"El resultado es bueno, que no define la eliminatoria, pero bueno", apuntó el timonel del Barsa, Luis Enrique. "Haber desaprovechado un penalti te da la sensación de que podía haber sido mejor. Es un buen resultado que no hace justicia a lo visto, en mi opinión".

Luis Enrique señaló que Messi usualmente es el encargado de cobrar los penales, pero aclaró que "los jugadores deciden y supongo que (Neymar) habrá pedido permiso para lanzar. He sido jugador y es muy importante estar con confianza".

En la otra semifinal, Espanyol sacó un empate 1-1 de visita al Athletic de Bilbao. Los vascos la sacaron barata con el resultado al verse abrumados por el otro club de Barcelona.

El Bilbao se adelantó con un gol de Aritz Aduriz a los 11 minutos. El resto en San Mamés fue un monologo del Espanyol, que logró empatar a los 35 con el tanto de Víctor Sánchez. Los periquitos deberán lamentarse por cuatro claras ocasiones de gol que desperdiciaron, incluyendo remates que Sergio García y Víctor Álvarez estrellaron en los palos.

El Barsa dominó la posesión desde el vamos, pero una ordenada defensa del Villarreal consiguió bajar las revoluciones del encuentro y no permitió ocasiones de peligro hasta el final del primer tiempo, cuando Messi finalmente remeció las redes.

Messi lleva 11 goles dentro de una racha de 10 victorias seguidas del Barcelona en todas las competencias. También registra 34 dianas en 32 partidos esta temporada.

Villarreal se vio perjudicado por la lesión del volante de contención Bruno Soriano, quien fue reemplazado por Trigueros por una fractura del peroné de la pierna derecha a la media hora. El mexicano Jonathan Dos Santos también salió lesionado.

"Este partido parece una película de terror", comentó el técnico del Villarreal, Marcelino García. "El Barsa aprovechó errores individuales nuestros, metió goles que no esperábamos".

Marc-Andre ter Stegen fue un mero espectador en el arco del Barcelona hasta los 40 minutos, cuando despejó un tiro libre peligroso.

Suárez, en tanto, fue esencial en el gol del Messi, al robar un balón al central Musacchio, entrar al área con la pelota dominada y asistir a Messi, quien llegaba por el corazón del área y remató de zurda.

"El resultado es bueno pero podía haber sido mejor", señaló Piqué. "El Madrigal es un campo difícil y tenemos que ir con mucho cuidado. Tenemos un resultado favorable pero ni mucho menos está decidida la eliminatoria".

"Aquí en el Camp Nou los equipos se cierran más. Cuando salimos fuera se abren un poco más y aprovechamos las contras. Aquí tenemos más posesión y menos contragolpe", analizó Piqué.