Negociaciones de Grecia con eurozona terminan sin avance

Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores de la zona del euro de 19 países se interrumpieron el jueves sin acuerdo, y sin siquiera un plan de acción antes de la reunión de seguimiento de la próxima semana.

Al término de una reunión de emergencia del grupo del euro en Bruselas, ambas partes fracasaron incluso en emitir una declaración, una señal de que está bastante lejano un compromiso sobre las deudas de Grecia.

El nuevo gobierno griego encabezado por el partido Syriza, de izquierda radical, el cual fue elegido el mes pasado, está buscando cambios a las condiciones del paquete de rescate financiero del país, a las cuales se atribuye en gran medida los problemas económicos que padece: la economía se ha desplomado alrededor de 25% en los últimos años y los niveles de pobreza se han incrementado enormemente.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro se reunirán nuevamente el lunes, y el ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, manifestó la esperanza en que se consiga un avance entonces.

"Tuvimos una discusión muy constructiva y amplia sobre todas las facetas de la crisis griega y la manera en que el grupo del euro puede facilitar la transición a una nueva fase en la historia de la economía social griega de tal manera que superemos la crisis deflacionaria por la deuda, la crisis humanitaria, etcétera", dijo Varoufakis después de la reunión.

El ministro agregó que se presentaron muchas "opiniones diferentes, interesantes" durante las discusiones que se extendieron horas.

"Estamos pasando a la siguiente reunión, esperando que al final de esa habrá una conclusión a las deliberaciones en una manera que resulte óptima tanto para la perspectiva de Grecia como para la de nuestros socios europeos", señaló.

Jeroen Dijsselbloem, quien encabeza a los ministros de Finanzas del grupo del euro, pareció menos optimista cuando proporcionó su valoración sobre las pláticas: "Ni siquiera se discutieron propuestas detalladas", dijo.

Dijsselbloem añadió que "el objetivo era acordar medidas, pero desafortunadamente no hemos sido capaces de hacer eso".

Sin el apoyo del programa de rescate, Grecia enfrenta la bancarrota y una posible salida de la eurozona, algo que devastaría la economía griega y provocaría caos en los mercados financieros mundiales.

Varoufakis ha sugerido que los acreedores europeos entreguen al país un "préstamo puente" durante algunos meses, a cambio de lo cual Grecia se comprometería a implementar más reformas, particularmente aumentos de impuestos.

___

Raf Casert en Bruselas, Elena Becatoros y Derek Gatopoulos en Atenas y Geir Moulson en Berlín contribuyeron a este despacho.