Destacado senador de EEUU faltará al discurso de Netanyahu

El legislador con más antigüedad en el Senado estadounidense no estará presente cuando el primer ministro israelí pronuncie un discurso ante el Congreso sobre Irán el mes entrante, y calificó la invitación de parte de los republicanos sin consultar a la Casa Blanca como "un ardid arrogante y de mal gusto".

Patrick Leahy, senador por Vermont durante siete períodos, se unió a media decena de demócratas que decidieron boicotear el discurso de Benjamin Netanyahu, el cual ocurrirá en medio de delicadas negociaciones donde participan Estados Unidos, potencias occidentales e Irán sobre el programa nuclear iraní.

El líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, John Boehner, invitó a Netanyahu a dar un discurso al pleno del Congreso el 3 de marzo.

"La forma desafortunada en que los líderes de la Cámara de Representantes arreglaron esto unilateralmente, y luego como lo han politizado, ha demolido el potencial valor constructivo de este encuentro", dijo Leahy en un comunicado. "Ellos han orquestado un ardid arrogante y de mal gusto que ha avergonzado no sólo a Israel, sino también al Congreso mismo".

Los demócratas se han quejado de que el discurso es una afrenta al presidente Barack Obama, quien ya dijo que no se reunirá con Netanyahu cuando el israelí esté en Estados Unidos y que el lunes dijo que tenía "diferencias muy reales" con el líder israelí sobre Irán y las sanciones.

El vicepresidente estadounidense Joe Biden tampoco estará presente cuando el primer ministro pronuncie su discurso, citando planes no especificados para viajar.

Boehner defiende la invitación.

Steny Hoyer, senador de Maryland y el segundo demócrata más importante en la Cámara de Representantes, sí acudirá, aunque opina que Boehner tenía que consultar con la Casa Blanca y los demócratas antes de invitar al líder israelí.

"Parece impropio haber creado este tema político", dijo Hoyer a los reporteros.

Netanyahu es un fuerte crítico de las negociaciones que Washington lleva a cabo con Teherán por su programa nuclear, y los demócratas temen que el político israelí pueda aprovechar la oportunidad para avergonzar a Obama e impulsar sus aspiraciones para reelegirse en Israel.

En Israel, Netanyahu ha dicho que hablará ante el Congreso estadounidense pese a los exhortos en Israel y Estados Unidos para que cancele su discurso.