Venezuela ajusta su sistema cambiario

Las autoridades venezolanas anunciaron el martes un ajuste al sistema cambiario que incluye una tercera modalidad cuya tasa la fijará el libre mercado, parte de un plan para hacer frente a la severa crisis económica que sacude al país.

Los anuncios realizados por las autoridades sobre la modificación del sistema cambiario generaron dudas entre analistas y opositores, ya que no se aclaró cómo se realizará la inyección de divisas a la economía ante la fuerte caída de los precios del petróleo, la principal fuente de ingresos del país.

El ajuste del esquema contempla la unificación de los sistemas complementarios de adquisición de divisas en un mecanismo único de subastas denominado "SICAD", cuya tasa iniciará en 12 bolívares por dólar, dijo el ministro de Economía y Finanzas, Rodolfo Marco Torres. A su vez anunció la creación del llamado "sistema marginal de divisas" que operará a través de la banca pública, las casas de cambio y los operadores de valores.

El gobierno espera que el SICAD abastezca 30% de los requerimientos del mercado, mientras que el 70% restante --incluidos los sectores de alimentos y salud, así como la compra de materias primas y bienes necesarios de la canasta básica-- seguirá siendo atendido por el estatal Centro Nacional de Comercio Exterior a la tasa oficial de 6,30 bolívares por dólar, agregó Torres en conferencia de prensa.

Al "sistema marginal de divisas" podrán acudir las personas y empresas públicas y privadas a realizar transacciones en divisas a través de bonos de deuda, transferencias bancarias y operaciones en efectivo.

"El mismo mercado es el que va a fijar la tasa", señaló el ministro, al tiempo que aseguró que el sistema será "totalmente libre" y dependerá de la oferta y demanda. Se espera que el nuevo mecanismo entre en vigencia en los próximos días luego de la publicación en la Gaceta Oficial.

En Venezuela hay un control de precios y de cambio vigente desde 2003.

El presidente del Banco Central del país, Nelson Merentes, dijo que los turistas y las personas que reciban remesas del exterior podrán acudir también al nuevo sistema.

Por la noche durante su programa semanal de radio y televisión, el presidente Nicolás Maduro rechazó las críticas de los analistas y afirmó que "el sistema cambiario no está construido para enriquecer a los ricos; está construido para garantizar el crecimiento económico, el desarrollo social y los derechos del pueblos".

Resaltó que, tomando en cuenta la caída de los precios del crudo, su gobierno está consiguiendo los "recursos en divisas" bajo diversas fórmulas.

"Tengan la seguridad que voy a conseguirlo completo para uno, dos años... y para más", afirmó.

NI las autoridades ni Maduro precisaron la tasa en la que arrancará el "sistema marginal de divisas", cómo se alimentará ni si habrá un límite para las operaciones de compra de dinero extranjero.

Con este tercer mecanismo, el gobierno aspira poder acabar con el mercado negro, donde el dólar se cotiza actualmente en 30 veces más que el tipo de cambio oficial de 6,30 bolívares. Pero algunos analistas estiman que su éxito dependerá de los montos que se negociarán.

"Para que esto tenga algún éxito y enrumbe las expectativas en la dirección correcta tiene que haber una oferta importante de divisas allí", afirmó la economista Tamara Herrera, directora de la firma local de análisis Síntesis Financiera, al reconocer que hasta que no se conozcan los montos que se negociarán en ese sistema no se pueden hacer mayores estimaciones.

Herrera manifestó dudas por la afirmación que hizo el ministro de Finanzas de que el gobierno dispone de las suficientes divisas para atender las necesidades de la economía venezolana. En entrevista telefónica con la AP, dijo que, ante la caída de los precios del crudo, "el flujo de divisas se va a reducir a la mitad este año y hay una brecha importante de obligaciones a cubrir que son deuda e importaciones".

El ministro Torres anunció que el gobierno realizó recientemente un pago de deuda externa por 250 millones de dólares, y que ya se dispone de unos 2.000 millones de dólares para amortizar el capital e intereses de unas deudas externas. Los analistas han estimado que el gobierno venezolano deberá realizar este año pagos de deuda por unos 11.000 millones de dólares.

El mercado cambiario local se ha visto sometido en el último año a fuertes presiones debido a que el gobierno redujo la venta de dólares oficiales. Algunas empresas y personas han tenido que recurrir al mercado paralelo para satisfacer sus requerimientos de importaciones de materias primas e insumos.

Así, el dólar paralelo se convirtió en el marcador de los precios de algunos productos y generó fuertes presiones sobre la inflación, que cerró 2014 en más de 64%.

Los analistas proyectan que la inflación, la escasez y la recesión se agravarán este año por la caída de los precios del petróleo.

El aparato productivo local registró el año pasado una caída de 2,8%. El Fondo Monetario Internacional ha estimado que la economía venezolana podría registrar este año una contracción de 7%.

____

Fabiola Sánchez está en Twitter como: https://twitter.com/fisanchezn