Filtran supuesto audio comprometedor del líder de Egipto

En un reflejo de la gran dependencia que tiene El Cairo de la asistencia financiera proveniente del golfo, el presidente egipcio telefoneó a varios monarcas de países ricos en petróleo para controlar los daños derivados de una grabación de audio en la que supuestamente habla de cómo extraerles recursos.

La rápida respuesta de un gobernante autoritario para evitar posibles desavenencias ocurrió en momentos en que el gobierno egipcio confía en que sus aliados regionales le aumenten la ayuda financiera durante una conferencia internacional prevista para el mes próximo.

Las naciones del Golfo Pérsico han extendido a Egipto una asistencia vital de decenas de millones de dólares desde que Abdul Fatá El Sisi --en aquel entonces jefe de las fuerzas armadas y en la actualidad presidente del país-- derrocó al mandatario islamista Mohamed Morsi en el verano de 2013.

La mayoría de los monarcas de la región consideran un peligroso oponente a la Hermandad Musulmana de Morsi en tanto que El Sisi inició el año pasado una violenta represión contra ese grupo.

La asistencia financiera, calculada por un analista en unos 32.000 millones de dólares, ha contribuido a mantener a flote la agobiada economía egipcia tras años de inestabilidad. También contribuyó a consolidar una mayor cooperación militar entre Egipto y el Golfo.

Por ejemplo, se cree que aviones emiratíes utilizaron territorio egipcio para lanzar ataques aéreos contra extremistas islámicos en la vecina Libia. En septiembre del año pasado, Emiratos Árabes Unidos se había comprometido a entregar unos 9.000 millones de dólares a Egipto.

Sin embargo, la supuesta grabación de audio --difundida el sábado por una televisora aliada de la Hermandad-- podría dejar mal parado a El Sisi.

En la grabación, El Sisi y un colaborador de alto rango supuestamente conversan de manera impropia sobre la gran riqueza de los árabes del Golfo y calculan el total de miles de millones de dólares que Egipto pretende solicitarles.

El primer ministro Ibrahim Mahlab insistió en que la cinta era falsa y declaró el martes en un periódico saudí que la Hermandad Musulmana la fabricó con actores para "meter una cuña" entre Egipto y sus socios regionales. Sin embargo, muchos creen que las filtraciones son auténticas.

Dos funcionarios egipcios de seguridad aseguraron a The Associated Press que el audio es falso. Sin embargo, dijeron que investigadores escudriñan el despacho del presidente, el Ministerio de Defensa y el ejército para localizar a posibles simpatizantes islamistas.

Dijeron que se utilizó "tecnología avanzada" para hacer las grabaciones, lo cual ha despertado las sospechas de que los responsables recibieron asistencia de "inteligencia extranjera".