Marine a juicio una década después de desaparecer en Irak

Un juez militar otorgó pequeñas concesiones a la fiscalía y la defensa al decidir el lunes sobre varias propuestas antes del juicio en el caso de deserción de un miembro de la Infantería de Marina que desapareció de su unidad en Irak hace una década y reapareció en el Líbano.

El juez estudió varias mociones en el juicio al cabo Wassef Hassoun, quien enfrenta cargos de deserción, hurto y destrucción de propiedad del gobierno. Se espera que un jurado de oficiales militares sea escogido posteriormente.

Los abogados defensores sostienen que Hassoun fue secuestrado en 2004 por insurgentes y posteriormente quedó a merced de los tribunales libaneses. Por su parte, los fiscales alegan que Hassoun huyó porque estaba insatisfecho con su despliegue y el trato de las fuerzas estadounidenses a los iraquíes.

Hassoun, nacido en el Líbano y naturalizado estadounidense, enfrenta una pena máxima de 27 años de prisión si lo condenan por todos los cargos, han dicho los fiscales.

Un informe presentado en septiembre por el equivalente militar a un jurado de instrucción reconoce que a los fiscales se les pudiera dificultar el encontrar testigos de algo que sucedió hace una década. Hassoun, que ahora tiene 35 años, se enlistó en la Infantería de Marina en enero de 2002 y sirvió como traductor de árabe.

El juez, el mayor de la Infantería de Marina Nicholas Martz, negó el lunes una moción de la defensa para evitar que los fiscales llamen a un testigo que fue traductor de las fuerzas estadounidenses en Irak. Esa persona, nacida en Irak, vive ahora en Estados Unidos.

Por su parte, el abogado defensor Haytham Faraj alegó que el testigo se vio con su cliente semanas antes de su desaparición de una base de los marines en Faluya en 2004 y que por lo tanto las conversaciones no eran relevantes en el caso.

Pero el fiscal, el capitán Chris Nassar, dijo al juez que Hassoun hizo comentarios incriminatorios al testigo, como que no quería morir en Irak y deseaban salir de la Infantería de Marina.

Pocos días después que Hassoun desapareció en 2004, se le vio con los ojos vendados y con una espada sobre la cabeza en una foto supuestamente tomada por insurgentes. Un grupo extremista alegó que lo tenía cautivo.

Poco después de eso, Hassoun se presentó ileso en la embajada de Estados Unidos en Beirut, Líbano, donde dijo que lo habían secuestrado. Pero las autoridades tenían sospechas y fue llevado a Camp Lejeune en 2004 mientras estudiaban la posibilidad de encausarlo.