Aumentan homicidios en El Salvador

El director del Instituto de Medicina Legal, José Miguel Fortín, afirmó el martes que agosto ha sido el mes más violento en lo que va del año, lo que demostraría una fragilidad de una tregua entre las pandillas, pero uno de los mediadores en las negociaciones estima que el acuerdo no corre peligro.

Fortín informó que en agosto hubo 255 homicidios, lo que representa un promedio diario de 8,2 casos, sobrepasando los 5,1 del mismo mes del año anterior, cuando se registraron 157 homicidios.

"Nosotros siempre insistimos que esto iba a ocurrir, es decir, que esta era una fragilidad absoluta porque se trató siempre de un pacto entre maras (pandillas), no había un cambio de actitud", dijo Fortín en entrevista con la televisión local.

Según las estadísticas oficiales, en los últimos tres meses se comenzó a experimentar un incremento en los homicidios.

En junio se reportaron 185 muertes violentas, en julio fueron 185 y agosto cerró con 255 homicidios. En junio de 2012 fueron 167 homicidios, julio 175 y agosto 157.

Sin embargo, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, que ha reconocido un "leve incremento", destacó que del uno de enero a la fecha, hay 327 homicidios menos que en el mismo período del año pasado.

Raúl Mijango, uno de los mediadores de la tregua, reconoció que "hay un leve aumento", pero rechazó que el acuerdo esté en peligro.

"Son cosas aisladas", dijo Mijango.

"Las mismas pandillas están siendo muy prudentes en el manejo de tema esperando que las autoridades hagan la investigación", agregó.

Según Mijango, pese al aumento de los homicidios, "la tregua se mantiene firme, la voluntad expresada por las pandillas se reitera, y eso le da al proceso posibilidades de tener larga vida", agregó.

La tregua se inició el 9 de marzo de 2012, cuando se registraban 14 homicidios diarios, y los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 acordaron una tregua para reducir la violencia, incluido el acuerdo de no disputarse territorios.

"Mi hipótesis es que nunca hubo un descenso de la violencia y de la criminalidad, (tampoco) no hay una disminución de las extorsiones, lo que pasa es que la gente no lo denuncia", afirmó.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 60.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos, según cifras policiales.

Según un censo del ministerio de Justicia y Seguridad, elaborado en 184 de los 262 municipios del país, se estima que los miembros de pandillas y sus familias llegarían a 470.242 personas.

La investigación agrega que casi el 10% de la población tiene relación con las pandillas o vive de las pandillas.