Familia de rehén estadounidense de EI espera que siga viva

Los padres de una mujer de Arizona de 26 años, que según el grupo Estado Islámico murió en un ataque aéreo en el norte de Siria, dijeron en un comunicado dirigido a los líderes del grupo que las afirmaciones sobre la muerte de su hija les preocupaban, pero que seguían confiando en que aún estuviera viva.

El grupo extremista Estado Islámico dijo el viernes que Kayla Jean Mueller de Prescott, Arizona, había muerto en un ataque aéreo jordano, pero Jordania rechazó la declaración como "propaganda criminal" y Estados Unidos dijo no tener ninguna prueba que confirmase la información.

Que se sepa, Mueller, de 26 años, es la única estadounidense que sigue retenida por la milicia Estado Islámico. Otros tres --los periodistas James Foley y Steven Sotloff, así como el cooperante Peter Kassig-- fueron decapitados por el grupo.

"Ustedes nos dijeron que tratarían a Kayla como su huésped; como su huésped, la seguridad y bienestar de ella es responsabilidad de ustedes", indicó el comunicado de los padres.

Mueller es una cooperante que trabaja como voluntaria con grupos humanitarios en India, Israel y los territorios palestinos. Su identidad no se había difundido hasta ahora debido a los temores por su seguridad. Su familia indicó que la joven fue capturada por Estado Islámico el 4 de agosto de 2013, cuando salía de un hospital en Siria.

"El hilo conductor de la vida de Kayla ha sido su discreto liderazgo y fuerte deseo de ayudar a otros", indicó la familia en su breve comunicado, difundido el viernes.

Jordania lanzó varios ataques aéreos contra el grupo armado en respuesta a un video difundido esta semana en el que se ve morir al piloto jordano Muath al-Kaseasbeh quemado vivo en una jaula.

Se cree que el teniente al-Kaseasbeh, cuyo F-16 se estrelló en diciembre durante ataques aéreos de la coalición contra los milicianos liderada por Estados Unidos, murió a principios de enero.

El comunicado del viernes del grupo Estado Islámico indicó que Mueller había muerto en el bastión miliciano de Raqqa, en el norte de Siria, durante las plegarias --que suelen celebrarse en torno al mediodía-- en ataques aéreos que se centraron "en el mismo lugar durante más de una hora".

El grupo publicó imágenes supuestamente del lugar bombardeado, mostrando un edifico de tres plantas muy dañadas, pero no ofreció pruebas ni imágenes de Mueller.

El comunicado dijo que ningún miembro de la milicia había muerto en los ataques, aumentando las dudas sobre su veracidad.

Jordania está investigando el suceso, señaló el portavoz del gobierno Mohammed al-Momani.

"Pero como primera impresión, creemos que no tiene lógica y somos muy escépticos. ¿Cómo pudieron identificar un avión de combate jordano (...) en el cielo? ¿Qué hacía la señora estadounidense en un almacén de armas?", dijo.

"Forma parte de su propaganda criminal. Mintieron sobre que nuestro piloto estaba vivo y trataron de negociar, diciendo que estaba vivo cuando lo habían matado semanas antes", añadió al-Momani.

También las autoridades estadounidenses dijeron estar investigando.

Una fuente estadounidense dijo que la coalición sí había realizado un bombardeo el viernes en Raqqa, pero que no había nada que confirmara la afirmación de que la prisionera había muerto en el ataque. La fuente habló bajo condición de anonimato al no estar autorizada a comentar el asunto con la prensa.

Un grupo de activistas contrarios a Estado Islámico en Raqqa, conocido como "Raqqa está siendo masacrada en silencio", dijo que los aviones de la coalición atacaron varias posiciones y cuarteles de Estado Islámico en la zona oeste y este de Raqqa, provocando columnas de humo. Se oían explosiones en la ciudad.

El colectivo señaló que 47 milicianos de Estado Islámico habían muerto en los ataques. No estaba claro cómo obtuvieron la información los activistas, y no fue posible verificarla de forma independiente.

Por su parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que "docenas" de miembros de EI habían muerto en ataques de la coalición contra un depósito de tanques y vehículos en la zona de al-Madayen y al menos otras seis posiciones del grupo, incluyendo un campo de entrenamiento y una prisión mantenidos por los extremistas.

___

Los periodistas de la Associated Press Zeina Karam en Beirut, Julie Pace y Robert Burns en Washington, y Karin Laub en Amán, Jordania, contribuyeron a este despacho.