Steven Pinker pide perspectiva ante violencia

El lingüista, psicólogo y científico cognitivo Steven Pinker lamenta que desgracias como la masacre en Charlie Hebdo opaquen otros grandes conflictos alrededor del mundo.

"Impide que se visibilicen otros países en donde ocurren graves casos de violencia y conflicto como Angola, Argelia, Mozambique, Sri Lanka y el Líbano", dice el escritor canadiense, quien participó recientemente en el Hay Festival en Cartagena de Indias.

La violencia es el eje central de su libro de 2012 "Los ángeles que llevamos dentro: El declive de la violencia y sus implicaciones (Transiciones)", del que habló durante su participación en el encuentro. En el libro Pinker sostiene que pese a las guerras de Irak, Afganistán, Darfur y otros conflictos, se vive una época menos convulsa respecto de tiempos pasados llevando a implicaciones profundas en la humanidad que por milenios ha padecido este mal.

Sobre el caso del proceso de paz en Colombia, donde ciudades como Medellín y Bogotá registran altas tasas de violencia dijo: "No se puede promover el pensamiento de la guerra, sino enseñar y organizar a la población para que no se conviertan en una fuerza violenta más en el país".

Su libro más reciente, "The Sense of Style: The Thinking Person's Guide to Writing in the 21st Century", que aún no ha sido traducido al español, es su primer intento de aplicar la ciencia del lenguaje a algo práctico, escribir con claridad. El autor considera que los académicos son realmente culpables de escribir mal y los postmodernistas son malos ante los estándares de los académicos.

Se puede ser un buen escritor con una especie de modelo mental y empezando con la actitud correcta: una escritura clásica, ver el mundo de forma objetiva, dice.

"Yo, el escritor, he visto algo en el mundo y coloco al lector para que lo pueda ver por sí mismo. El objetivo es hacer que el lector perciba algo en el mundo que yo había visto pero que él no ha podido percibir", dijo Pinker durante un conversatorio en el Teatro Adolfo Mejía al que asistieron más de 600 personas.

Muchos de los asistentes llevaron sus libros para que Pinker los autografiara. Farha Ayami tenía dos ellos. "Me encanta la naturaleza humana, me parece que él es uno de los grandes conocedores del tema", dijo la lectora.

El autor, polémico por sus planteamientos sobre el conocimiento, la violencia y los procesos de comunicación, habló de otras de sus obras, como "El instinto del lenguaje", "Palabras y reglas" y "La tabla rasa".

En entrevista con The Associated Press, dijo que "The Sense of Style" plantea la necesidad de escribir bien, pues con paso del tiempo ha cambiado el lenguaje: anteriormente era muy formal, como lo fue en el Siglo XIX, "pero actualmente es más simple y claro, con frases cortas y fáciles de entender, lo que le permite al lector una conexión con lo que lee".

Pinker, nacido en Montreal, Canadá, en 1954, se refirió también a la "maldición del conocimiento", un tema que viene planteando ante la poca facilidad que tienen los académicos para presentar sus contenidos.

"Los escritores utilizan terminologías complejas que no les permiten a los lectores entender sus planteamientos", afirmó el escritor.

La entrevista se realizó en el hotel del centro histórico de Cartagena, donde el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez ideó su novela "Del amor y otros demonios". Pinker sonrió ante la historia, disfrutando de la ciudad a la que considera "muy colorida y sensual".

Al preguntarle en cuál de sus disciplinas es mejor, él prefiere no juzgarse: "Que sea la gente quien me juzgue en qué soy mejor, de acuerdo a mis trabajos".