El presidente Enrique Peña Nieto promulgó el martes las leyes que completan la mayor reforma al sistema de educación pública en la historia reciente de México y que han provocado el rechazo y protestas de una facción del sindicato de maestros.

La reforma incluye el establecimiento por primera vez de evaluaciones obligatorias para el ingreso y permanencia de profesores de educación básica y de nivel bachillerato, uno de los puntos que se convirtió en el más criticado por maestros opuestos a las modificaciones legales al considerar que se violarán sus derechos laborales.

Con la promulgación de las leyes se inicia la implementación de los cambios en el país, lo cual aún tardará un tiempo. Por ejemplo, el primer concurso para la entrada de nuevos maestros se realizará hasta el 2014.

"Los frutos de la reforma educativa se empezarán a reflejar más claramente en los siguientes años", dijo Peña Nieto, quien logró impulsar los cambios legales pese a la oposición de maestros miembros de la llamada Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Miles de integrantes de la CNTE han paralizado desde hace aproximadamente un mes diversas zonas de la ciudad de México, donde además de bloquear calles han impedido por momentos el acceso al aeropuerto y a las sedes del Congreso bicameral. Los profesores mantienen un plantón en el Zócalo capitalino, la principal plaza de la ciudad.

La modificación da al gobierno herramientas para acabar con el control que el sindicato magisterial ha tenido en el personal académico y que llegó a traducirse en venta y gerencia de plazas.

Ahora, dijo el mandatario, "no se podrá acceder a una plaza o a una promoción sin demostrar las capacidades suficientes".

La educativa es la primera reforma que presentó Peña Nieto al llegar al poder en diciembre y que ahora concluye todo el proceso legislativo.

El presidente aún está a la espera de que avancen otras reformas consideradas claves como una en materia energética, con la que entre otras cosas busca abrir a la iniciativa privada la exploración y explotación de crudo ahora en control del Estado.