Kosovo busca frenar salida de ciudadanos a Europa

La presidenta Atifete Jahjaga exhortó a los kosovares a permanecer en el país, ante informes de que el número de personas que cruzan la frontera a la Unión Europa sin autorización aumentó enormemente en las últimas semanas.

Jahjaga visitó la población de Vushtrri, donde miles de ciudadanos han tomado autobuses a Serbia y desde ahí a la Unión Europea.

Dijo que "la solución no es huir" y pidió a los kosovares que "lleven el peso" de construir el joven país.

"Sin duda hay decepción, preocupación entre nuestros ciudadanos", dijo Jahjaga a The Associated Press después de reunirse con residentes. "Hemos pasado momentos difíciles y sólo podemos construir un futuro juntos".

La policía dijo que unas 25.000 personas han cruzado de Kosovo a Hungría sin autorización desde septiembre, cifras alarmantes para la región más pobre de Europa, que se separó de Serbia en 2008. Unas 200 personas cruzan cada día, de acuerdo con datos de la policía.

Las autoridades informaron el viernes que 290 personas, la mayoría albano-kosovares, fueron arrestadas en las últimas 48 horas al tratar de cruzar sin permiso hacia Hungría. Las autoridades indicaron que la mayoría de los detenidos enfrentarán acción penal, incluyendo 15 que son sospechosos de traficar personas.

Según la ONU, el 35% de los 1,8 millones de kosovares carece de empleo y la tasa de pobreza está apenas por debajo del 30%.

Los kosovares deben cumplir con estrictos requerimientos de visado y sólo pueden viajar sin visa a Albania y Turquía.

La ex provincia serbia estuvo bajo control de la OTAN en 1999 después de que una alianza bombardeara Serbia durante 78 días para poner fin a la matanza de albaneses.

Serbia rechaza la independencia de Kosovo pero ha aceptado flexibilizar las restricciones de viaje como parte de las actuales negociaciones mediadas por la Unión Europea para poner fin a la disputa.