Legislador de Utah quiere pena capital para pedófilos

Un legislador de Utah dijo que planea introducir una iniciativa de ley que permitiría que el estado ejecute a criminales condenados por tráfico sexual infantil, ya que, afirma, es una protección necesaria para niños indefensos.

El plan radical del legislador Paul Ray enfrenta varios obstáculos legislativos antes de poder convertirse en ley, y probaría los límites de una decisión reciente de la Corte Suprema del país sobre la pena de muerte, un reto que el político republicano dice que acepta.

"Estoy seguro que tendremos que tener esa discusión con la Corte Suprema", dijo Ray. "Me gustaría impulsarla".

Ray dice que no existe un caso reciente que lo haya motivado a anunciar su plan, pero es la segunda ocasión en este periodo de sesiones de la Legislatura que ha presentado una propuesta para cambiar las leyes de pena capital del estado. El proyecto de ley de Ray para restablecer los pelotones de fusilamiento fue aprobado por un voto el miércoles en la audiencia de una comisión.

No está claro si el plan en desarrollo de Ray tiene suficiente apoyo para ser aprobado, pero él tiene confianza en que puede ganar terreno a pesar de ser criticado. "Puedo garantizar que el público, por lo que he tenido como retroalimentación, parece apoyar que se haga algo así a la gente que sea depredadora de nuestros niños", señaló.

El gobernador republicano de Utah Gary Herbert no indicó el jueves si promulgaría tal medida.

Hablando en una conferencia de prensa general, Herbert dijo que "el tráfico infantil es, para la mayoría de nosotros, simplemente tan atroz que ni siquiera podemos comprenderlo".

"Pero en cuanto a elevarlo al nivel de pena capital", dijo, haciendo una pausa. "¿Saben? La pena capital es incluso controversial para homicidio premeditado".

La ley de Estados Unidos sobre ejecuciones dicta que los crímenes deben incluir la muerte de una víctima o traición al gobierno para poder considerar la pena de muerte. La Corte Suprema determinó hace casi 40 años que la ejecución es un castigo demasiado severo para agresión sexual, y los magistrados tomaron una decisión similar en 2008 en un caso que involucró la violación de un niño.

El fallo reciente del máximo tribunal de la nación no abordó la traición o espionaje, a lo cual se está aferrando Ray. Él dice que si el gobierno federal puede ejecutar a alguien por un crimen que no involucra muerte, entonces su estado debería tener el mismo derecho.

"Alguien tiene que defender a estos niños", subrayó. "Me gustaría liderarlo y decir, 'Utah está poniendo un límite'''.

___

Michelle L. Price se encuentra en https://twitter.com/michellelprice