En el aire viajes de legisladores de EEUU a Cuba

Varios viajes a Cuba de legisladores federales estadounidenses están en duda en medio de preocupaciones por la disposición del gobierno cubano de aceptar un aumento del interés y posibles inversiones norteamericanas en la isla.

Funcionarios federales estadounidenses dicen que el gobierno cubano ha pospuesto hasta por lo menos mediados de abril todas las visitas de legisladores, incluida una de la Nancy Pelosi, demócrata por California y líder de la minoría en la Cámara de Representantes. La Sección de Intereses de Cuba en Washington dice que algunas de las visitas se realizarán en los próximos días pero otras se han pospuesto.

Varios legisladores federales habían planeado visitar Cuba este mes, incluidos demócratas como Pelosi, de California, y el senador republicano por Arizona Jeff Flake. Flake ha propuesto la eliminación de la prohibición a los viajes de Estados Unidos a Cuba.

El gobierno del presidente Raúl Castro trata de ajustarse a la posibilidad del comienzo de los viajes de estadounidenses e inversiones en la isla que él y el presidente Barack Obama anunciaron en diciembre que los dos países reanudarían las relaciones tras medio siglo de distanciamiento.

En un desarrollo sorprendente, funcionarios del gobierno de Obama dijeron que sus contrapartes cubanas les informaron a principios de esta semana que no se permitirían visitas de legisladores hasta el 15 de abril. Los funcionarios estadounidenses hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar en público sobre el tema.

La Sección de Intereses de Cuba en Washington rechazó esa versión, diciendo que algunas delegaciones llegarían a la isla en los próximos días. El despacho de Pelosi no ha emitido comentario por el momento.

Un portavoz del gobierno cubano, que exigió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar del tema en público, dijo que Cuba ha recibido una gran cantidad de solicitudes de autorización para visitas. Como resultado, dijo, el gobierno está "haciendo la coordinación para escoger la mejor fecha para las visitas, para que todos reciban la atención que se merecen en medio de las muchas tareas que enfrenta Cuba en estos momentos".

Sin embargo, los senadores Jerry Moran, republicano por Kansas, y Flake, confirmaron que querían visitar la isla a finales de este mes pero que las autoridades cubanas les negaron la solicitud.

Moran dijo que la delegación estaba compuesta por senadores republicanos que "tienen la mente abierta sobre cambiar la relación con Cuba" y querían visitar la isla para entender mejor los temas que afectan al país.

"En este momento lo hay es que no están listos para nuestra visita", dijo Moran, quien mantenía esperanzas de reprogramar el viaje. "No sabemos la razón. Los cubanos han informado a mi personal que no pueden coordinar las reuniones en que quieren que participemos. Pudiera ser un asunto de reprogramar, pero no lo sé".

Muchos de esos viajes tienen por fin explorar nuevas oportunidades de negocios como parte del descongelamiento de las tensiones entre los dos países. El gobierno de Obama alivió de manera significativa el embargo a la isla el mes pasado, al permitir por primera vez la exportación de equipos de telecomunicaciones y poner fin a la prohibición de usar tarjetas de crédito emitidas en Estados Unidos en la isla.

Las autoridades cubanas están tratando de evaluar los efectos potenciales de esos cambios y las compañías estadounidenses tratan de entender las nuevas normas, porque todavía hay muchas cosas que no están en claro. Sólo el Congreso tiene la autoridad para levantar el embargo, medida que Obama ha pedido, pero que los líderes republicanos de la Cámara y el Senado rechazan.

El objetivo más inmediato del acercamiento es ahora el restablecimiento de embajadas en las dos capitales.

Estados Unidos trató de lograr un acuerdo antes dela Cumbre de las Américas en Panamá. La reunión de las naciones de las Américas se celebrará el 10 y 11 de abril y pudiera reunir a Obama y Castro en un encuentro personal.

Pero Washington afirma que Cuba debe eliminar primero las restricciones al movimiento de los diplomáticos estadounidenses en la isla, a los envíos a la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana y a la entrada de cubanos al edificio, antes que reestablecer las embajadas.

La exigencia más importante de Cuba es el eliminar las restricciones bancarias, muchas de las cuales están vinculadas con la designación de la isla como "estado patrocinador del terrorismo" por parte de Washington. El gobierno de Obama probablemente saque a Cuba de esa lista en los próximos meses.

___

La reportera de la AP Donna Cassata contribuyó a este despacho desde Washington.