Extremistas nigerianos matan docenas de civiles en Camerún

Una horda de extremistas islámicos que escapan de una ofensiva generalizada de tres naciones se vengó el jueves masacrando la población civil de una ciudad fronteriza de Camerún, donde mató a tiros y quemó vivas a veintenas de personas y destruyó mezquitas e iglesias. El presidente francés advirtió que la comunidad internacional no está haciendo lo suficiente para poner fin a las atrocidades de Boko Haram.

Funcionarios cameruneses dijeron que más de 500 heridos están atrapados en el pueblo de Fotokol donde seguían los combates el jueves. Dijeron que Boko Haram usa civiles como escudo. Si bien Boko Haram ha lanzado ataques en Camerún en el pasado, el nuevo derramamiento de sangre se produce después que el grupo advirtió a otras naciones que no se le opongan, y su venganza parece respuesta a la ofensiva que lanzaron Camerún y Chad esta semana por tierra y aire.

Esta movilización militar de otras naciones africanas a la campaña contra los rebeldes de Nigeria parece crecer todavía más. Dirigentes de la Unión Africana se reúnen el jueves aquí para concluir los detalles de una fuerza multinacional para atacar a los extremistas, aunque todavía quedan cuestiones que resolver en cuanto a su financiación. La semana pasada los líderes africanos autorizaron una fuerza de 7.500 soldados para combatir a Boko Haram. Han prometido un batallón cada una Nigeria y sus cuatro vecinos, Camerún, Chad, Níger y Benín.

"Condenamos Boko Haram como un cáncer, y si la comunidad internacional no se concentra en esta enfermedad, se propagará no solo por el Africa central sino también en otras regiones, a lo largo del continente", advirtió el jueves el ministro de información de Camerún Issa Tchiroma Bakary al comienzo de la reunión de tres días en Yaoundé, la capital de Camerún. Participan funcionarios de Estados Unidos, Francia, Rusia y la Unión Europea, además del departamento de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Bakary dijo poco antes a The Associated Press que unos 800 combatientes de Boko Haram estaban cometiendo atrocidades en el pueblo fronterizo de Fotokol, donde mataron a tiros o quemaron vivos a unos 90 civiles y dejaron heridos a 500 en los combates en una localidad fronteriza de Camerún cerca de Nigeria.

Los extremistas islámicos que atacaron el poblado de Fotokol han "quemado iglesias, mezquitas y masacrado a jóvenes que se resistieron a unírseles para combatir a las fuerzas de Camerún", dijo Bakary.

Los insurgentes de Nigeria también robaron ganado y alimentos durante los combates, que comenzaron el miércoles y continuaban el jueves, dijo Bakari a The Associated Press.

Boko Haram utiliza civiles como escudo, lo que dificulta enfrentarlos, aunque han llegado refuerzos a Fotokol, dijo el vocero militar coronel Didier Badjeck.

Los insurgentes también han arrasado con las escuelas. Boko Haram significa "la educación occidental está prohibida" en el lenguaje hausa.

Cientos de insurgentes murieron el miércoles en comparación con la pérdida de 13 soldados de Chad y 6 de Camerún, informó el ministro de defensa Edgard Alain Mebe Ngo. Por lo menos 91 civiles murieron y la mayoría de los más de 500 heridos no podían ser conducidos inmediatamente a los hospitales, agregó. No había modo de confirmar la versión por vías independientes.

Se cree que los extremistas entraron en Camerún desde Gamboru, un pueblo fronterizo nigeriano que tienen como bastión desde noviembre. Gamboru fue retomada a comienzos de semana y los extremistas fueron desplazados por ataques aéreos de Chad y Nigeria, como también la infantería chadiana.

Jets franceses sobrevuelan el área para suministrar datos de inteligencia, dijeron en París funcionarios de la defensa francesa. El presidente francés Francois Hollande dijo el jueves que su país suministra apoyo con armas, logística y operaciones para la fuerza multinacional. En una conferencia de prensa en París, no aclaró si Francia participa directamente en las acciones militares. Francia tiene una gran base aérea en N'Djamena, la capital de Chad, desde donde operará la fuerza multinacional.

Hollande dijo en una conferencia de prensa en París que Francia apoya a las fuerzas africanas que combaten "la secta terrorista" culpable de "masacres horribles".

También advirtió a otras potencias mundiales que "Francia no puede resolver todos los conflictos en el mundo", y las exhortó: "Hagan su trabajo. No den lecciones. Actúen".

En la reunión en Yaoundé, el embajador estadounidense Michael Hoza dijo que su país ayudará a los países que combaten a los extremistas.