India detiene a cientos en marchas contra ataques a iglesias

La policía india detuvo a cientos de personas el jueves después de que intentaran manifestarse en un protegido barrio de Nueva Delhi, acusando al gobierno de no investigar una serie de incidentes de vandalismo y ataques contra iglesias.

Los manifestantes fueron detenidos cuando marchaban hacia la residencia del ministro del Interior, Rajnath Singh, en una zona de alta seguridad donde están prohibidas las protestas, señaló la policía.

"Los manifestantes no tenían permiso para protestar en la calle. No pueden simplemente desfilar hasta la residencia del ministro del Interior. Tenemos que proteger las casas de las personas importantes", dijo a la cadena New Delhi Television Network el mando policial Mukesh Kumar Meena.

Enarbolando pancartas que decían: "Basta, ¿qué está haciendo la policía?", los asistentes se reunieron en el centro ante la catedral del Sagrado Corazón, la más importante de Nueva Delhi.

La policía dijo haber prestado seguridad a las 225 iglesias de la capital india. La protesta siguió a un misterioso incendio que calcinó una iglesia en la ciudad y de otros incidentes de vandalismo en iglesias de toda Nueva Delhi.

Los manifestantes culparon de los ataques a hindúes de línea dura.

El lunes, varias personas no identificadas ingresaron a una iglesia y profanaron objetos sagrados custodiados en el templo, en el quinto de una serie de ataques similares contra iglesias cristianas desde diciembre.

El arzobispo de Delhi, Anil Couto, condenó el vandalismo y expresó su preocupación por los sucesos.

"Conforme más iglesias sufren ataques, vandalismo e incendios, aparece un patrón claro de ataques orquestados", dijo Couto a la prensa.

Los cristianos asistentes a la protesta se reunieron el jueves ante la catedral, donde cientos de policías los detuvieron y los cargaron en autobuses. Entre los detenidos había varios sacerdotes y monjas.

En casos como ése, la policía suele poner en libertad a los manifestantes detenidos al anochecer.

Los líderes cristianos piden que se establezca una comisión especial para investigar los ataques, que han atemorizado a la comunidad cristiana india.

"No confiamos en que la policía realice una investigación imparcial. Queremos que una comisión liderada por un juez del tribunal supremo investigue estos ataques", dijo John Dayal, miembro de la Iglesia. "Nuestra demanda es de justicia y seguridad para la comunidad cristiana".

Los cristianos suponen hasta el 2,3 por ciento de los 1.260 millones de habitantes de India. La comunidad afirma que los ataques contra sus templos aumentaron desde que partido fundamentalista hindú Bharatiya Janata de Modi ganó por una abrumadora mayoría en las elecciones nacionales de mayo.