Fiscal investiga muerte Nisman no se tomará vacaciones

La fiscal que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman decidió suspender las vacaciones que pensaba tomarse a partir de la próxima semana y abocarse a la investigación del caso que ha generado un escándalo.

Viviana Fein, investigadora de la muerte en circunstancias misteriosas del fiscal artífice de la denuncia más grave que haya recibido la presidenta Cristina Fernández, había sido objeto de críticas de funcionarios y políticos por la decisión que anunció la víspera de tomarse desde el 18 de febrero dos semanas de descanso que tenía programadas desde hace un largo tiempo.

El fiscal general de Cámara Ricardo Sáenz, jefe de Fein, dijo el miércoles en su cuenta de twitter que la funcionaria judicial le había comunicado que "levantaba" las vacaciones, al responderle al secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, que recordó que como superior se las podía denegar.

El secretario general de la Presidencia ha cuestionado a Fein al señalar que la fiscal debía seguir investigando la muerte de Nisman en vez de irse a "poner la malla (bañador)". La fiscal había pedido permiso a Sáenz para tomarse esos días de descanso y dos colegas iban a seguir investigando el fallecimiento de Nisman durante su ausencia.

Cuatro días después de presentar la denuncia contra la mandataria como supuesta encubridora de los iraníes acusados del atentado a un centro judío en 1994, Nisman fue hallado muerto de un tiro en la cabeza en el cuarto de baño de su departamento de una lujosa torre de Buenos Aires. La justicia investiga si fue asesinado, se suicidó o fue víctima de un suicidio inducido.

Julio Schlosser, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), confirmó por su parte la decisión de Fein en declaraciones a periodistas luego de mantener un encuentro con ella. "Dijo que era una decisión propia y que consideraba que debía hacerlo... Anoche meditó la situación que se había planteado y tomo la decisión de suspender las vacaciones", dijo a los periodistas. Schlosser dijo que la funcionaria judicial le había comunicado que no se sentía presionada para cambiar de opinión.

Por otro lado, la denuncia que Nisman presentó contra Fernández fue asignada finalmente al juez federal Daniel Rafecas después de estar varios días en una suerte de limbo judicial.

El Centro de Información Judicial informó que la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal resolvió una cuestión de competencia que se había generado entre los juzgados números 3 y 4, a cargo de los Rafecas y Ariel Lijo, respectivamente, sobre la acusación de Nisman.

Fernández ha descalificado la denuncia en su contra y ha señalado que un ex jefe de espías de los servicios secretos al que removió del cargo en diciembre suministró datos falsos a Nisman para fundamentar su acusación y que estaría detrás de la muerte del fiscal. Además sostiene que la muerte de éste último forma parte de un complot para desestabilizar a su gobierno.