Líder griego inicia diálogo con supervisor de deuda de UE

Los líderes europeos advirtieron el miércoles que serán difíciles las conversaciones con Grecia acerca de sus demandas de suavizar el cumplimiento de los préstamos de rescate financiero, aunque el nuevo primer ministro griego se mostró optimista sobre una posible solución.

Mientras Europa espera las propuestas de Grecia para renegociar el pago de los cuantiosos préstamos, el primer ministro Alexis Tsipras y su ministro de finanzas cumplen una gira vertiginosa por la región para discutir soluciones posibles.

Tsipras desea flexibilizar los términos de pago de los 240.000 millones de euros (actualmente 271.000 millones de dólares) en préstamos de rescate, como también suavizar las medidas de austeridad que se le han exigido a Grecia como requisito para los préstamos.

"Soy muy optimista de estar en buen camino después de estas discusiones", afirmó Tsipras, después de reunirse con los presidentes de las tres instituciones principales de la Unión Europea en Bruselas. "Todavía no tenemos un acuerdo pero estamos en buen camino para hallar un arreglo viable".

Tsipras fue recibido en la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE y una de las tres principales instituciones que supervisan las finanzas griegas, por el presidente Jean-Claude Juncker.

Pero se presume que las negociaciones serán arduas.

Juncker dijo que la UE manifestará flexibilidad para ayudar a Grecia con sus deudas pero descartó cambios mayores.

En Berlín, la canciller federal alemana Angela Merkel dijo que es prematuro especular sobre un acuerdo ya que Grecia no ha planteado sugerencias acerca de cómo reducir la carga de su deuda.

"Estamos aguardando las propuestas concretas y después podremos hablar", dijo Merkel, que podría recibir por primera vez a Tsipras el 12 de febrero, cuando los líderes de la UE se reúnan en Bruselas.

Alemania ha sido el más enérgico ejecutor de las políticas para la reducción de la deuda, particularmente en países como Grecia que recibieron préstamos de rescate de otros estados de la unión.

Tsipras viajó después a París para reunirse con el presidente socialista Francois Hollande, considerado un aliado potencial por el gobierno griego para las discusiones con los líderes de la UE.

Hollande exhortó a una solución "a largo plazo" para Grecia, pero en una declaración conjunta ante la prensa destacó la necesidad de "respetar las reglas europeas".

"Estoy seguro de que nuestros socios desean escucharnos y también que podemos trabajar juntos para superar la crisis en Grecia", dijo por su parte Tsipras.

Tsipras representa una ola de descontento popular en Grecia por las medidas de austeridad exigidas por los acreedores, que incluyen algunos estados de la unión como Alemania y también el Fondo Monetario Internacional.